Día: 18 de mayo de 2019

Regresa a mí

Regresa a mi se organiza en torno al ataque a la casa familiar y al secustro del perro de la familia en cuestión en la noche de navidad. De un momento para otro la película pasa de ser una de esas que ponen el anzuelo de lo obvio en el centro a una que transita por todas sus periferias. Y esto se debe a que nunca sabemos del todo si todos nuestros pronósticos se van a cumplir. Lo que si podemos dar por seguro es lo que no sabemos pero que podemos intuir al menos parcialmente.

The honeymoon killers (Leonard Kastle, 1970)

Bueno, si el primero es un caso de director-actor prestigioso que supo construir una obra maestra inoxidable como La noche del cazador en el caso del segundo nos encontramos ante uno de esos clásicos ejemplos de directores de culto que nunca supieron demasiado bien qué alineamiento de planetas pudo haberse dado como para que, en un determinado año a una determinada hora lograran parir películas tan extraordinarias como The honeymoon killers

Entre la razón y la locura

Uno no podía más que esperar lo peor de una película en la que Sean Penn interpreta a un esquizofrénico de época con mente brillante y corazón noble. Penn no decepciona. Pero Entre la razón y la locura ofrecía también la posibilidad de volver a ver a Mel Gibson en pantalla, ahora en un rol dramático, porque incluso escondido detrás de una barba tupida y de un acento escocés dudoso, Gibson es un animal de cine. Cabía esperar que una fuerza anulara a la otra y que esta película (coescrita por John Boorman, y a la vez primer largometraje del iraní que escribió Apocalypto) llegara a ser interesante. Casi, pero no.

Hellboy

El trabajo de Marshall se acerca a lo que pocos cineastas quisieran: el ruido apremiante y la mirada rocambolesca de Michael Bay y sus Transformers, por citar un ejemplo de trastorno cinematográfico. En lugar de que Marshall aproveche el conflicto del protagonista, afinando el pulso para dotarlo de perversidad o confusión, y explore una historia de múltiples dimensiones, termina convirtiéndolos -personaje e historia- en artificios planos, a partir de innumerables situaciones donde hasta los robots de Bay encajarían mucho mejor sin que nos cause estupor.

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba