Día: 9 de abril de 2020

Pandemia

Sostenida en torno a una serie de héroes anónimos (infectólogos, médicos, investigadores de diversas áreas de la medicina, biólogos), si hay algo en la serie que pueda a parecerse a un villano es la representante figurativa del mundo de los anti vacunas, una madre hippie que postula un mundo de conspiranoias con cara concreta en donde las vacunas solo serían una estrategia de control y limitación de las libertades. En esa dirección de cosas, quizás es donde podemos detectar que Pandemia se equivoca: la asimetría es evidente. Sabemos desde qué lugar se posiciona la serie. No hay equidistancia posible con esas personas que atentan contra el método científico. Pero son presentadas como el contrapunto perfecto de los representantes de la ciencia, que en realidad son menos una abstracción que una manifestación concreta de que siempre detrás de una institución también hay (fundamentalmente) personas. Por eso el logro de la serie es darle cara y entidad, carne y empatía a esos héroes.

Dossier Estudio Ghibli (XVI): El increíble castillo vagabundo

Dentro de toda esta lista, tal vez una de las películas que a priori parecen menos atractivas sea El increíble castillo vagabundo: vino después de Chihiro, la película que le trajo el reconocimiento internacional, el prestigio definitivo, y comparte con esta unos cuantos puntos, desde un diseño parecido de sus viejas hasta una cierta repetición en los personajes y sus funciones (Cabeza de Nabo de El castillo… se parece sospechosamente al Sin Cara de Chihiro), y podríamos seguir. La ambientación steampunk la habíamos visto antes y es posible que Sophie, la protagonista de El castillo…, se encuentre entre las protagonistas menos logradas de Miyazaki: es modestita, su mayor trauma es que no se siente “linda” y su gran búsqueda es poder expresar su amor por el mago rubiecito con aires de ídolo teen pop. Es, por supuesto, una mujer de armas tomar, como todas las de Miyazaki, pero frente a la cotidianeidad entrañable de Satsuki o de Kiki, frente al valor existencial de Chihiro, incluso frente a la sed de aventuras de Sheeta, Sophie se nos aparece un poco demasiado doméstica, preocupada apenas por coser sombreros, limpiar telarañas y armar su casita cómoda donde cuidar de su familia.

Emma

La nueva adaptación de la novela homónima de Jane Austen -y opera prima de la realizadora estadounidense Autumm de Wilde- se mantiene fiel al libro en cuanto respeta su trama, su anclaje temporal en la época victoriana y ese espíritu de comedia romántica de enredo y de iniciación, donde los protagonistas deben madurar ciertos aspectos de su personalidad para alcanzar la consumación amorosa. La versión 2020 de Emma sigue manteniendo intacta su capacidad de interpelación (en algún momento Cluless, a mediados de los 90s, intentó aggiornar la novela al presente e interpelar a esa generación con otras herramientas). Emma, con su vida económica resuelta, su inteligencia y esa seguridad en sí misma es una joven perfectamente identificable en estos tiempos de liberación femenina, que innegablemente se amolda al modelo de consumidor adolescente que propone el capitalismo globalizado. Pero, Emma también viene a decirnos que más allá de las transacciones y las conveniencias y los imperativos sociales, siempre resiste la contingencia del encuentro amoroso y que bien vale la pena ceder el narcisismo para recuperar el deseo.

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba