Día: 15 de abril de 2020

In Search of Darkness

Con el punto de partida de una gran década, plagada de obras maestras, si, pero también de muchas cagadas imposibles de ver, In search of darkness se propone avanzar obsesivamente año por año. Ahora bien, la pregunta es con qué criterio. Ahí donde la elección pudo haber ido por el costado de la revisión original de casos canónicos, se nos entrega la retahíla de lugares comunes conocidos sobre las obras maestras (La cosa, Evil Dead, Re-Animator, Pesadilla, por mencionar algunas). Ahí donde lo que pudo haber prevalecido era el descubrimiento de rarezas olvidadas, lo que se mantiene es el criterio de «bizarreada para fanáticos» (horrible expresión, lo sé, pero práctica para definir el caso), que en definitiva no es mas que la mención emocional de títulos que oscilan entre el descubrimiento (pero sin el espacio que merece) y el festejo acrítico de pavadas indefendibles.

Vivarium

Vivarium, ya se habrán dado cuenta, entra perfectamente en esta categoría. Su premisa es elemental. Pero también su mayor arma. A menos de cinco minutos estamos en el baile. Como en las viejas películas clase B en donde el tiempo era oro y no podía desperdiciarse (pensando al largometraje como si fuera un corto, ojo a este dato). De ahí que el arranque sea el proveedor de potencia. Pero el problema es ese: una subida sin aceleración posterior. O al menos no una aceleración propia, sino derivada del movimiento de la inercia inicial. Ahí ya tenemos un problema grave: premisa no es película. Premisa es un punto de partida. Pero Vivarium tiene alguna carta más bajo la manga (carta que no es un as, ni por casualidad: apenas un cuatro de bastos roñoso). Porque cuando la premisa no le sirve por mucho más tiempo (dos jóvenes viajan a un barrio de suburbios donde todas las casas son iguales y entran a una de ellas que les es mostrada lista para habitarse…pero no pueden escapar del barrio e ingresan en un loop espacial sin salida posible) la película comienza a establecer la segunda etapa de previsibilidad. Por eso la literalidad del juego lógico del inicio da paso a la figuración-cliché de la crítica al sistema de vida productivo-reproductivo. De ahí que la aparición de un bebé (y luego niño siniestro) sea menos parte de un juego del fantástico antes que la gran comprobación del lugar común de la crítica a la familia estandarizada que reproduce diariamente su vida de igual forma

#GimmeShelter: cine, series, libros y otras cosas para sobrevivir (IV)

En las tres ficciones que elegí los personajes quedan girando en falso. Viven en un loop sometidos a la sombra de un destino trágico inconmovible que los arrastra y arrasa subjetivamente. Se trata de la fijación al trauma que irrumpe como aquello no cesa de escribirse y que moviliza al aparato psíquico en sus intentos infructuosos por agotarlo. La repetición del pasado como modo de trabajo de la psiquis, sin embargo tiene su aspecto positivo en que en lo que se reitera cada vez, se va produciendo una mengua del goce de la insatisfacción. Ante la irrupción de este acontecimiento nuevo que es la pandemia del Coronavirus, el primer impulso será responder con el modo como veníamos respondiendo al desajuste cotidiano.Y es muy probable que pronto advirtamos que las viejas respuestas comienzan a mostrar sus fallas.

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba