Día: 30 de abril de 2020

Multimedia.grande.b828Edaaacf34684.61726772612D31392D792D32302D652D6C6F6E676F6E695F6772616E64652E6A7067

Poder, propaganda, crítica: sobre una cierta tendencia en en el cine político argentino (IV)

Es interesante mirar con atención este período porque asi como se dispersan viejas tradiciones se fundan nuevas, ya si, con una mirada mas definida que la de cierta tibieza aseverativa del cine militante de finales de los 90s. Estas nuevas tradiciones terminan siendo, por tanto, derivaciones mas acabadas y precisas. Como si en alguna medida cierto cine político argentino de finales de la década anterior se hubiera dedicado a ensayar lo que iba a venir. Nos gusta pensar en una serie de ideas que estaban en ese cine de los 90s como una paternidad reprimida de lo que en los 2000s encontraría una caracterización clara. Por eso es interesante pensar que detrás de ese ensayo-error de los 90s se organizaba una prehistoria del progresismo audiovisual en el cine político argentino. Por eso llamamos a algunas de esas experiencias previas con el nombre protoprogresismo. Lo curioso es que lo que en los 90s podría ser considerado contestatario, en los 2000s se reconoce como lisa y llana agenda oficial. Pero claro, el proceso de formación de ese progresismo cinematográfico no es tan simple

E5E82207574F0D9E29B99C2D28E5F5Ad

Dossier Estudio Ghibli (XXI): El recuerdo de Marnie

Niños enfermos, escenarios aislados de todo contexto urbano, encuentro de dos mundos -uno de ellos fantástico y el otro real- y la construcción de un ideal familiar son, aparentemente, los diversos núcleos narrativos de Hiromasa Yonebayashi, director de El mundo secreto de Arriety y El recuerdo de Marnie. Hablamos de uno de los más jóvenes realizadores de Estudios Ghibli, que sin perder tiempo ha buscado despegarse de la sombra de Miyazaki, en particular para enfocar sus conflictos en las incertidumbres internas de sus protagonistas y no tanto en la fusión de lo real y lo fantástico. Pero más allá del componente fantástico (presente en la mayor parte de las producciones del Estudio Ghibli) y el misterio que envuelve a la personalidad de Marnie -¿es real o producto de la imaginación de Anna-, el principal conflicto que presenta el film es la búsqueda de la identidad. Y en todo caso como un recuerdo fantástico puede ser el detonador para descubrir aquello que parecía oculto, que estaba reprimido, olvidado o simplemente pugnaba por salir de algún modo pero no encontraba la forma.

Ir arriba