Día: 11 de octubre de 2020

Antebellum Movie Poster Art

Antebellum

El desprecio que exhibía el sadismo de Steve McQueen en 12 años de esclavitud (2012) o la falsa presunción de denuncia del explotation mondo de Gualtiero Jacopetti & Francesco Prosperi en Adiós Tío Tom (1971) me daban vueltas por la cabeza cuando promediaba el visionado de el largometraje que mas ruido hizo a finales de septiembre en EE.UU. Nada, pero nada de lo que narra Antebellum me hacía acordar, en cambio, al Tarantino de Los 8 mas odiados y Bastardos sin gloria, aunque mucho de lo que leí por ahí de los pocos que la defienden invoca al director de Django sin cadenas. Pero también me revoloteaba por la cabeza el cine de M.Night Shyamalan, en particular la versión vueltera de tuerca de La Aldea. Todo esto viene a que cuando uno testimonia una película que resuena mucho a otras (con relación de mayor o menor distancia), el aroma define texturas. Y esas texturas nos permiten terminar de comprender desde dónde se posiciona esa película que vemos. El problema es que Antebellum no parece siquiera saber muy bien desde donde cuenta la historia que cuenta.

Social Dilema

Un oscurantismo progresista: 8 y 1/2 ideas sobre las películas contra las redes sociales

A lo largo de los últimos tiempos hemos ido constatando, con cierta naturalidad, que comenzaron a multiplicarse las películas contra las redes sociales. Hace algunos días, Sergio Monsalve escribía indignado las siguientes palabras en el muro de una de sus redes a modo de descarga parcial a partir del estreno en Netflix de El dilema de las redes sociales. Como sus palabras resonaban en torno a otros documentales que trabajaban con problemas similares le propusimos a Sergio desarrollar su idea. Lo que sigue es el resultado lúcido, libre y apasionado de un pensamiento crítico contra los lugares comunes.

Atarim

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba