Día: 3 de noviembre de 2021

Adios A La Memoria

Adiós a la memoria

La crueldad del documental de Nicolás Prividera tiene dos frentes, que se retroalimentan, acaso no muy afortunadamente, dado que contrario a una interdependencia por momentos lo que prevalece es una actividad de parasitación. Necesaria? Si, para as certezas del director, no para la película. Porque en Adiós a la memoria conviven dos miradas: una repleta de cuestionamientos, misterios, oscuridades: cree en el poder del cine; la otra sobreviene a partir de la necesidad de aportar conclusiones, aseveraciones sobre un mundo al que el director precisa anclar su material para que lo privado se vuelva material de interpelación de lo colectivo: esta última se vale del cine para construir un aparatito encargado de bajar línea.

Aaaabbkqvwa Torjxfm8Lkp9L Nandasoarfierbe5Cujvr9F7Ebe8Kwtl5Tvajhet 3Xh2P33Rylvtg1G7Ovdhnidnvmx9C

The ritual

Me acerque a The ritual con escepticismo. En parte porque al estar involucrado Netflix, (aunque no se tratara de una producción suya) la desconfianza se me instala, en parte porque desconocía la existencia del libro de Adam Deville en el que se basa esta película. Pero principalmente porque el antecedente de su director David Bruckner era un segmento flojo de esa cosa fea que es V.H.S (2012), que inauguró una saga con una entrega peor que la otra. Tampoco ayudaba que muchas críticas la relacionaran con The witch (2015) como si fuera el único antecedente a la hora de hablar del folk horror…

263029203 2747743468865555 8760454396046202332 N

PERRO BLANCO | NÚMERO 56 | NOVIEMBRE / 21

Si algo nos deja la post-pandemia y la normalización de la vida (dependiendo el caso de cada lector y las políticas de cada país que habite, con sus restricciones cortas o excesivas) es que nada volverá a ser como fue en algún momento. En ningún momento podemos hablar de una panacea, precisamente (habría que retrotraerse el milagro de finales de los 90s e inicios de los 2000s con una oferta diversificada, y si vamos más atrás, todavía mejor, pero no seamos reaccionarios), pero la experiencia de ir al cine se funde de manera progresiva con nuevos formatos, con nuevas estrategias de distribución, pero también de nuevas estrategias pensadas para un espectador demandante de contenidos en plataformas. De esta manera el cine se acerca cada vez más a la experiencia serializada (incluso con sus trucos de cliffhangers) y la televisión en plataformas se vuelve cada vez más cinematográfica en su lenguaje.

Ir arriba