Platform (Zhantai)  
China, 2000, 155′
Dirigida por Jia Zhang Ke
Con Wang Hongwei,  Zhao Tao,  Liang Jingdong,  Tian Yi Yang,  Bo Wang

El fin

Por Fernando Luis Pujato

¿Cómo se filma el fracaso definitivo de una utopía revolucionaria?, no adentrándose precisamente en los vericuetos del poder y en sus intrigas políticas, tampoco poniendo en escena la cegadora realidad frente a un discurso o a un mandato ni, mucho menos, balanceándose entre lo viejo y lo nuevo diciendo que, después de todo, los vientos del cambio son favorables si se mantiene algo en pie. Ya en su segundo film Jia Zhang-ké liquida definitivamente la Revolución Cultural sin ningún tipo de concesiones y nos entrega un retrato generacional desvastador aunque, como en casi todos sus films, sus personajes no son maltratados en pos de demostrar una tesis; tan sólo sufren la deriva de los cambios irreversibles de su país, de su increíble aceleración.

Los miembros de una compañía de teatro estatal deben decidir si continúan con esta bajo una forma más o menos privatizada o, por el contrario, si deciden liquidar todo y abandonarse a lo que vendrá. Algunos se quedan y emprenden una marcha, casi una fuga, hacia la inmensidad del interior del  territorio chino, deambulando entre escenarios montados precariamente al borde de la ruta y canciones pop: la vorágine de una road movie sin esperanzas ni horizonte alguno. Algunos otros también se quedan pero empleados como guardias o administrativos estatales intuyendo que su destino es, tal vez, el mismo pero distinto de sus compañeros de antaño: la confortable tristeza de un mañana siempre igual. Algunos se pierden y otros se reencuentran. Filmada casi íntegramente con planos medios generales y con una actuación tan libre como poderosa de Zhao Tao, la musa y ahora esposa de Jia Zhang-ké, y de Wang Hogwei, el protagonista de su film anterior Pickpocket, la conmovedora historia de las hermosas criaturas de Platform no tiene ningún mensaje final o finalista; el tránsito hacia lo que sea aún continúa.

Comentarios