Autor: Amilcar Boetto

Lucy in the Sky

El vacío del espacio se vuelve locura terrenal, porque la tierra está vacía de contenido para aquella persona que la observo desde un punto de vista que nadie lo hizo. Pertenecen a un club. Son unos pocos privilegiados, al mismo tiempo que unos pocos condenados. La tortura es tal que se ponen a observar una y otra vez la misión fallida de Challenger en la televisión. La sensación es de ambigüedad constante entre la grandeza inentendible y una locura irrefrenable.Para nosotros la sensación también es ambigua. Porque Lucy in the Sky no es para nada una película cómoda para los fanáticos de la categorización rapida de rottentomatoes. Es probable, de hecho, que viendo la película de Noah Hawley dentro de la misma escena haya diálogos que nos cautiven y la línea siguiente a esa todo se caiga por la borda cayendo en el melodrama más telenovelesco, para luego en otra línea volver a una simpleza poética, de nuevo, cautivante.

Leer más

La muerte no existe y el amor tampoco

Ya el título enuncia que las dos cosas inevitables de la vida, en realidad, no tienen lugar de ser. O por lo menos no tienen lugar de ser en el nuevo film de Fernando Salem. Porque la película se plantea en ese lugar que es el reverso perfecto del coming of age: la vuelta al pueblo de origen. Mientras uno mira al futuro, otra mira al pasado, mientras uno plantea un misterio hacia lo que va a venir y una incertidumbre sobre eso que es ser adulto, otro plantea una relación entre un futuro que no fue lo que se esperaba y un pasado que no puede superarse para seguir adelante. Ahí, en el punto en donde el pasado de ilusiones converge con un presente monótono en donde los sueños siguen sin llegar, es donde la muerte no existe y el amor tampoco. Condiciones tan trascendentales no pueden existir en el punto donde el tiempo se congela y se mira retrospectivamente a un pasado que quedo estático.

Leer más

Scorsese, violencia y veneno

Habría que retrotraerse y pensar en algunas cuestiones. En Scorsese la celebración del gánster no es producto de un mito, como en los viejos arquetipos del género en los 30s, sino que es el resultado de una operación subjetiva. Henry Hill siempre quiso ser un gángster y lo dice desde el mismo inicio de Buenos Muchachos. De hecho la película se posiciona en la mas plena subjetividad. Por eso la idealización de esa figura no es objetiva, sino que la procesión va por dentro. No estoy diciendo nada nuevo, por supuesto. Pero ese momento que mencionaba antes despierta una posición ambigua de MS respecto al tema. Hay algo de una sensación de disgusto ético frente a la crianza que luego se convierte en abandono de parte del mundo de los gángsters frente a Henry.

Leer más

Marriage story

Noah Baumbach logró un milagro. Eso es lo primero que hay que decir. Hay que decirlo así, directo. Porque Historia de un Matrimonio no es una película esperable (o al menos no es la película que yo esperaba), ni la película que se esperaba que alguien haga sobre un divorcio. Es bastante más que eso. Pero no lo ostenta. El milagro radica en que, en tiempos en donde el disenso está mal visto, y toda diferencia implica una polarización, la película de Baumbach se despliega como una verdadera celebración al disenso. Una celebración al no estar de acuerdo, a pelearse y gritarse, para después abrazarse. Un reconocimiento a entender que en las contradicciones es que nos encontramos con los demás (y no en el aislamiento relativista del “no discuto”, “las discusiones son tóxicas”, “soltar”).

Leer más

Last Christmas: otra oportunidad para amar

Eso que conocemos como corrección política, el puritanismo del siglo XXI. Esa vuelta de tuerca que tiene Last Christmas hacia el segundo acto es precisamente una vuelta de tuerca hacia los terrenos de la corrección. En la solución fría (pretendidamente sentimental) y analgésica del problema de Kate con su familia, su empleadora y su propia relación con el mundo, no hay confrontación, ni contaminación entre ambas partes, simplemente el asunto se resuelve como la revelación de una equivocación. Ella bebía, ella tenía sexo ocasional con quien se le cantara y decía las verdades que nadie se animaba a decir. No hay lugar para alguien así: no hay lugar para equivocarse, no hay lugar para la fiesta

Leer más

Tweets recientes

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

¡No te pierdas de nada!

Unite a la comunidad de Perro Blanco y recibí todas las novedades en tu correo.

¡Ya estás registrado! Chequea tu correo.