David Obarrio

Avatar Of David Obarrio
E30A04Aba1278F7367Da45E49Eea7759J Scaled

Woodstock

Esto se trata de Woodstock. Pero más que nada es sobre un animal parado arriba de un escenario con una remera amarilla; un pedazo pródigo de humanidad a punto de desbordarse al que no en vano apodan The Bear y que toca en Canned Heat, la banda de blues eléctrico cuya imagen se vio multiplicada por el mundo al salir en la película Woodstock (Michael Wadleigh, 1970). Ya se sabe que Woodstock es esa palabra olvidada y acaso un poco risible. Un concierto multitudinario de rock, una cosa bella y grandilocuente, y de paso también una película que una vez pasaron por la televisión cuando yo era chico y que se encarga de reflejar, en parte, el carácter anómalo del asunto que obligadamente se designa con el nombre de una localidad del estado de Nueva York. Es fácil reírse de Woodstock, porque la palabra parece ahora evocar una idea más bien arcaica, un talismán de amor custodiado por mentes que se quedaron ancladas en el calor de una juventud a la que largamente se añora; un sueño perdido construido con fragmentos, con voces pasadas, con el eco de emancipaciones truncas.

Porte

Algunas ideas sobre el cine de Pascale Bodet

Hace un par de años, a partir de una película que no viene al caso mencionar, tuve la idea un poco descarada de que no había reconciliación ya posible entre el cine francés y el humor. O mejor dicho, entre el cine francés actual y la comicidad. Mi impresión podía estar bien encaminada en líneas generales, pero demostró ser errada cuando se la confronta con la constelación misteriosa conformada por películas que apenas empiezan a ser captadas por el radar. Extraordinarios artefactos cuya rara eficacia consiste en extender sus ondas de manera minuciosa, pacientemente, como si fueran breves destellos que no osan del todo, por ahora, asomarse a la superficie más que para dar cuenta con cautela de su existencia. Se trata de películas que respiran con discreción, que se mueven en una especie de limbo secreto iluminado menos por el peso de un nombre que por la convicción irreverente de que se existe en los propios términos, bailando con las luces bajas en un reino paralelo. Resulta que Pascale Bodet me demuestra que estaba equivocado. Pascale Bodet es uno de esos nombres, quizá el más convincente de todos en el panorama actual en el terreno de la comedia excéntrica, aquellos para los que el humor en el cine no significa un golpe de efecto lleno de astucia, que estalla, hace impacto en los sentidos y se pierde hasta ser reemplazado por el siguiente, sino un ritmo, una palpitación constante, que demora su aparición plena porque en realidad se ha extendido por cada plano hasta lograr habitarlo, menos como una necesidad que como una fatalidad.

1 Bqt Xq Mx0Jqmbo2Pkdpg

El diablo entre las piernas

El diablo entre las piernas no deja de ser una película lúgubre, de una tristeza cósmica, pero que aparece animada por una energía rara; la energía de los cuerpos: los de los personajes que se niegan a simplemente dejarse estar, no respirar más y desaparecer. Para Ripstein y Paz Alicia Garciadiego la vida se sostiene y se justifica, acaso enteramente, mediante el impulso sexual. Para eso la pareja parece recurrir por momentos a una especie de gótico mexicano – ciertas señales, ciertos gestos, cierto clima de opresión -, con una casa- castillo en la que habitan los personajes y una actitud muy osada de beligerancia respecto de cómo se representan los viejos en el cine.

A4C96Fcf Ba1D 4534 991B D533F9Eea828

Dossier Obras maestras desconocidas/secretas (II)

El dossier sobre obras maestras secretas/desconocidas tiene ese no sé qué de revelar algo oculto, algo prohibido, el gusto por el escondite, el encuentro con algo clandestino. Por eso se trata de un dossier íntimo y público a la vez, en el que jugamos a pensar listas de películas olvidadas, desconocidas o ningunearas al momento de su estreno y en la posteridad. Aquí les dejamos la segunda parte de este dossier. Esperamos que lo disfruten en su integridad.

7268F78C347127Af3F3Fb7Dcdc812036 H 2019

Tommaso

Sin que ningún gesto demasiado brusco lo hiciera prever, Ferrara se despacha con una película que tiene como centro inefable el mundo de la intimidad. En realidad era difícil pensar en el director haciendo algo semejante unos cuantos años atrás, cuando su cultivado malditismo indagaba más bien en el corazón de las calles peligrosas, en los rincones olvidados, en la belleza oscura de una ciudad que se hundía arrastrando todo lo que por ella reptaba, respiraba o se afanaba por salir a flote, a veces con visible resignación, siempre sin la menor queja. Pero desde hace no tanto tiempo, con un Willem Dafoe más obstinado que nunca en su máscara de náufrago impenitente, Ferrara parece haber encontrado otra veta para un mismo destilado de almas dolidas cuyo fin último quizá no sea otro que el de pegar arañazos en el aire y abrazar con el último aliento la posibilidad de una improbable redención.

Hombres De Piel Dura 1 1

Hombres de piel dura

En la historia reciente de las “películas materiales”, Hombres de piel dura debería ocupar un lugar de privilegio. Uso la palabra materia para referirme a la evidencia física que refulge en ciertas escenas privilegiadas; el trazo indeleble que opera como testimonio directo del aspecto verdadero, palpable, de lo que está dentro del plano, y que no yace lánguidamente como un elemento decorativo del montón sino que es, de alguna manera, el corazón de la escena.

Mv5Bmzjhntexymmtmgi4Mi00Mjq1Lwfjmmytmmyzzjuzymm1Mgq4Xkeyxkfqcgdeqxvymta2Odmzmdu@. V1

Cine club Perro Blanco – Comunidad de espectadores: Trouble Every Day

La décima cuarta película que vimos y trabajamos fue una película notable, que tuvo, increíblemente, estreno local sin demasiada suerte. Por motivos que desconocemos la elección del título de estreno, Sangre Canibal, tampoco ayudó demasiado. Sea como fuere, su directora Claire Denis merece nuestro detenimiento en su rica obra. Y Trouble Every Day es una obra maestra que no podíamos dejar afuera.

20 Bafici Funcion Apertura  01

Recomendaciones Pre Bafici 2019 (2): Desde la cocina

Un festival de cine debe tener al menos un mérito: el mérito de lo desconocido, de lo inalcanzable, de lo intangible, de lo ininteligible, de lo inapresable. Se trata en verdad del mismo mérito; nombres diversos para un efecto de desasosiego que apunta en la misma dirección. Leer un gran festival como el Bafici significa tropezar con signos acaso imprevisibles, ripios gozosos que son en realidad el tesoro irremplazable del aficionado al cine; ese inveterado que capta imágenes esquivas, el que se mete en la sala con la convicción íntima de que eso que cree saber quizá sea, finalmente, un misterio, una cosa distinta de la esperada, un más allá de las expectativas, una entidad extraña, tantas veces dispuesta a saltar de la pantalla y abalanzarse sobre su conciencia para desengañarla, sumirla en la incertidumbre más absoluta, quitarle con violencia eso que creía que tenía, esos automatismos, esa comodidad.

Noises6

Cine club Perro Blanco – Comunidad de espectadores: Silencio se enreda

Silencio se enreda (que fue el nombre con el que se conoció a la original Noisses off ) retoma una plantilla de modales y vocabulario en apariencia perimidos para, de modo paradójico, dotar de vida el presente del cine de esos primeros años noventas en los que se filmó. La película redescubre con particular lucidez un lenguaje para ver cómo funciona en el cine contemporáneo, qué dice, de qué manera el clasicismo –aquello que no es lo clásico pero que alude a él – puede doblar la velocidad del cine actual, puede observar con precisión el cine clásico y apelar a algunos de sus mecanismos más obstinados para contaminar con ferocidad las imágenes del presente.

Mv5Boteyntm1Zwitmjezzc00N2Flltk2Mdyty2Mymwziodmyotk5Xkeyxkfqcgdeqxvymje5Mzm3Mja@. V1

#DossierChauAutores (2): El chico de la burbuja de plástico

El chico de la burbuja de plástico es un coming-of-age con un toque de exotismo. Si hay un asunto que importa en la película es el del tiempo. Solo el tiempo puede operar el milagro de que, eventualmente, su organismo adquiera las defensas necesarias para enfrentar el mundo exterior sin peligro de muerte. De modo que el futuro es incierto, y eso asusta a cualquiera, pero en el futuro están también depositadas las esperanzas de que una forma de vida soñada se realice: el drama siempre está articulado mediante el factor tiempo.

Dploxsgxcauigpp

Recomendaciones #PreBafici 2018: Desde la cocina

Diez recomendaciones diez de uno de nuestros conspicuos redactores, que además de cinéfilo hedonista es uno de los programadores del Bafici. Pasen y lean, que la selección es ecléctica, feliz, sofisticada, cambiante. Y en el medio de todo eso rehuye a las modas. Con ustedes las diez elegidas del señor Obarrio.

Un Lugar En El Mundo

#Rescates: Un lugar en el mundo

En la tercer salida de nuestra sección #Rescates (a la que sus responsables se resisten en llamar del mismo modo, de hecho la tienen huérfana de nombre) nos fuimos a buscar el ejemplo de uno de los grandes paradigmas del la narración clásica en Argentina. Si, hablamos de Adolfo Aristarain y de Un lugar en el mundo…y nos fuimos hasta 1992. A lo largo de los minutos los responsables hablan maravillas de la película…hasta que en un momento chocan contra algunas cosas de los personajes, lo que la vuelve todavía más interesante, casi una profecía. Entren y escuchen. 

Kong Skull Island 5

Tiempo de balances (8), por David Obarrio

El cine siempre parece estar en estado terminal, pero al final sigue. Cada vez es posible encontrar una sombra, una chispa, el gesto que un actor inventa moviendo el brazo y que la pantalla captura, quizá con una indolencia para la que nada nos ha preparado y que resulta capaz de iluminar la sala con una altivez de otro mundo. Porque es verdad que sentimos que el cine se muere según se nos venga en gana. Nos duele la muela y el estreno de la semana – fórmula tan pedestre como exquisita: ¡Todas las semanas películas nuevas tras las cuales zambullirse! – puede convertirse en un bodrio, una tortura china que trabaja la conciencia de nuestra pobre materia y nos llena de melancolía mientras las imágenes desfilan delante, ajenas y distraídas; irremediablemente lejanas y poco cautivantes. Tenemos stress laboral y el cine se muere; nuestras maniobras para que una mujer nos quiera son infructuosas y el cine se muere. De modo que las películas que importan son las películas que nos importan.

Image 1

Mientras somos jóvenes

Mientras somos jóvenes constituye un caso silvestre pero atendible en esa línea llamémosla autoral, en el que los temas de un director se repiten con obsesión hasta convertirse en especialidades, señas personales reconocibles. Baumbach ha vuelto ahora con un film sobre adultos, lo que no es lo mismo que decir un film adulto. La falta de terminación parece una de las características salientes de las películas del director, en las que el quid dramático esencial se declina del limbo en el que se encuentran los personajes.

Incompresa Scr 1

Incompresa

En la primera escena de la película la madre le parte el labio a la chica de un cachetazo. Pero después va hasta su cama para arroparla amorosamente antes de dormir. Más tarde el padre la echa de la casa y Aria se ve obligada a deambular por las calles con su gato negro a cuestas como única compañía. Aunque no lo parezca en los papeles, Incompresa está atravesada por una belleza y una gracia inesperadas: ni los golpes, ni la subestimación, ni la indiferencia, ni la traición de una compañerita de escuela (su única amiga, de hecho) consiguen vencer a la protagonista

Andy Kaufman

Venecia 2017 – Diario de festival (3)

Si, como decía Hitchcock, hay que utilizar dramáticamente las imágenes más emblemáticas de un lugar, permítannos ésta, casi un cliché: la góndola perdiéndose lentamente en algún pequeño canal, apenas el rumor del agua golpeando la madera, la compacta neblina del amanecer cubriendo la silueta de un palazzo decadente, una máscara de carnaval flotando a la deriva. Y es que con esta tercera parte llega a su fin la aventura veneciana de nuestro adelantado, quien, para esta entrega, no se privó de ver y reseñar películas clásicas de un festival clásico, ni de acercarse a nuevas obras y autores de ese ente tan esquivo, tan difuso y por eso mismo irresistible llamado cine. Pasen y lean, que como dijera el mismo Obarrio, los fastos de Venecia podrán ser módicos, pero no su cobertura.

Light Years

Venecia 2017 – Diario de festival (2)

Segunda entrega de la cobertura obarriana (¿u obarrista?) desde la Mostra veneciana. Aparentemente ileso de su encuentro con la actriz australiana (aunque aquí vuelve a nombrarla), nuestro adelantado no pierde tiempo y comenta una considerable cantidad de películas, de las buenas y de las otras, yendo directo al hueso, conciso y contundente como un ristretto. Anclados en este invierno terminal y porteño solo nos queda disfrutar estas crónicas venecianas que aún no terminan, un viaje triplemente vicario: el de la geografía primero, el que posibilita el cine luego y el que surge con la escritura desde el cine después.

Web 000 Par2005101169839 Giulio Napolitano Afp

Venecia 2017 – Diario de festival (1)

Ni gondoliere ni campanero en San Marco. David Obarrio es un crítico refinado, además de programador en BAFICI y nuestro exclusivísimo enviado especial al exclusivísimo Festival de Venezia, la Mostra leonina que todos los años, desde hace 74, tiene lugar entre canales y puentes. En esta primera entrega nuestro adelantado se ocupa de algunos pesos pesados (William Friedkin, Lucrecia Martel, Guillermo del Toro) tanto como de un par de nuevos nombres. Pero antes de eso declara solapadamente su amor por un festival al que está de moda desdeñar; y después, y no tan veladamente, por una actriz australiana que parece haberlo enviado directo al Puente de los Suspiros. Embárquense en esta primera entrega, que no todos los días uno se puede dar estos lujos venecianos. Bueno, a partir de ahora David si. 

Banner Destacado

#Pre-Bafici : Desde la cocina

Hay películas que llegan a nuestras vidas demasiado tarde, o que lo hacen demasiado temprano. Algunas de ellas pueden ser casos ilustres de la historia del cine, o películas predestinadas, perdidas o soñadas; películas con mucha suerte, sin estrella alguna o con certificado de pedigrí impreso en cada fotograma.

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba