Federico Karstulovich

Avatar Of Federico Karstulovich
Maxresdefault 72 Ozaxoyvli3Bgp95Fd95Rwixjobkmoea7Nkth9Xy2Yw

Zombies en el cañaveral. El documental

Zombies en el cañaveral había sabido circular como proyecto por distintos concursos desde hace algunos años y que finalmente encontró la luz. Suerte de falso documental (aunque no demasiado inspirado en esa simulación, como si confundiera los falsos testimonios de las falsas entrevistas con las cuestiones de forma que todo falso documental ostenta: desprolijidad, inmediatez, planos sin mayor variación, ausente transparencia en el montaje) acerca de un presunto film de terror argentino sobre zombies y antecedente de La noche de los muertos vivos (George Romero, 1968), apenas con tres años de diferencia. Hasta ahí, partiendo de la premisa, la película muestra una gran idea: y si uno de los grandes orígenes del terror moderno no tuvo su epicentro en EE.UU. sino en un país subdesarrollado?

Leycineantiguo

PERRO BLANCO | NÚMERO 47 | FEBRERO / 21

AQUI VAMOS Estimados lectores: A lo largo de 2020 les hemos contado (anticipadamente) sobre nuestros planes. Por una diversidad de decisiones estratégicas decidimos congelar esos lanzamientos (libros, cineclub, cursos) por unos meses más. Decidimos cuidar el proceso de trabajo de varios meses. No podemos sino hacer esta aclaración porque creemos que 2021 nos permitirá, finalmente, …

PERRO BLANCO | NÚMERO 47 | FEBRERO / 21 Leer más »

Therightstuff

The Right Stuff

Cómo se me pasó esta serie eastwoodiana? Creo que no fui el único. Se le pasó a la mayoría. De hecho no cuenta con estrellas rutilantes. Ni fue emitida por ninguna plataforma rutilante. Ni cuenta una historia que pueda resultar particularmente atractiva para gran parte del público contemporáneo, acaso más ocupado en otros asuntos que vayan más allá de la épica de la carrera espacial desatada entre mediados de los 50s y la década del 80. La cuestión es anacrónica para el presente. Y es que The Right Stuff ya ni siquiera puede dialogar con el presente de la guerra fría como si lo hacía el extraordinario largometraje de Phillip Kauffman de 1981 sobre el que esta serie se apoya pero que al mismo tiempo expande

An1 274067

Quo Vadis? Algunas hipótesis sobre el destino de los géneros en el presente

A modo de presentación del inminente curso gratuito en el marco de la Comunidad Cinefila Perro Blanco, y como excusa para hablar hasta por los codos, Federico Karstulovich se sentó a parlotear sobre algunas posibilidades que puede encarnar el cine de género en el presente y en el futuro inmediato. Trabajo de sismógrafo, lo que hace Federico es una tarea a la que no estamos habituados: observar el movimiento de placas tectónicas y su incidencia sobre el mundo de los géneros. El resultado es este podcast que da miedo. Y en breve comienza el curso en el que profundizaremos algunas de estas y otras ideas.

Pretend Its A City

Pretend it’s a city

Cuando terminé de ver el primer episodio de la breve serie dirigida por Martin Scorsese pensé desde mi generación: “uy, esto va a ser un lamento de viejos chotos por el pasado”. De hecho ese prejuicio se hizo masivo cuando varios colegas y gente que vio la serie terminó el primer episodio. Quizás porque parecía que se trataba de las memorias nostálgicas de un mundo que ya no existe más pero defendidas con audacia e inteligencia. Pero Supongamos que Nueva York es una ciudad (prefiero llamarla por el original Pretend It’s a City) es bastante más que un lamento borincano que gira en torno a un mundo que en efecto no existe más.

1366 2000 1 1

Quiz

Tanto en Sturges como en Frears hay un aspecto kafkiano y luminoso a la vez. Está el sistema de juicio (que en Quiz es literal), está la lucha por la verdad en un mundo de posverdades (por más que la serie se situe en 2001), está el sistema de creencias y confirmaciones de las creencias que no opera por medio de los hechos sino por medio de la necesidad de reforzar una perspectiva ya cerrada sobre un tema (en este caso hablamos de la condena pública frente a los protagonistas, acusados de fraude en un juego televisivo). Pero también está la ética de los personajes frearianos: gente que se equivoca, que tiene agachadas, que puede ir y volver sobre si, pero que se hace cargo de sus actos. Ahora bien: la serie elige defender a los protagonistas o elige una inconveniente equidistancia?

Aaaabsoivclpfah8B P6Ymhutqnin Kc1Krkeo0Xs 9Ns8Nzrpl7Ut2504Mo8144See1Bx4Wjg4Lv89Wmywdl00Iy7Ulfam0

Mank

Muerto el cine que viva la cinefilia. El problema es que murió tantas veces que cuando muera en serio (como ahora, que nos estamos quedando sin salas, en el encierro pandémico-cuarentenil) ya ni siquiera nos va a importar. Pero hay cosas que deberían afectarnos y han quedado naturalizadas. Asimismo hay otras que no importan demasiado (la cinefilia como defensa nostálgica del cine antes que el cine como construcción de una cinefilia productiva, con futuro), pero yiran y dan vueltas y se habla de ellas demasiado. Se escribe más. Pero no importan mucho, porque mueren antes de nacer, porque se abortan a si mismas y nos envilecen la experiencia como espectadores. O quizás envilecer sea un poco mucho para referirse a una película menor, que en el contexto actual termina siendo agrandada vaya uno a saber por qué motivo para cerrar un año funesto y candidatearla fuerte en 2021 a cuanto premio de muerte nos espere.

1591130514159

Las mil y una

En Las mil y una lo personal es colectivo y político. Pero no por ampliar los modos de representación de las disidencias sexuales (si así fuera no estaríamos sino corriendo el eje hacia la corrección política), sino, precisamente, por la ausencia de énfasis, por la confianza en el cuerpo y en el modo de mirarlo (Navas construye grandes planos en dos niveles: a partir del encuadre reducido, amuchando personajes y con la cámara fija, por un lado; por el otro con planos secuencia con cámara en mano, en perpetuo movimiento). En la película el espacio no es cualquiera sino que resulta estrictamente funcional: un barrio popular de monoblocks en Corrientes que se percibe como una mezcla de hormiguero y laberinto; al mismo tiempo una mirada tierna y no exenta de amor por los personajes pero superponiendo el crecimiento, del desarrollo sexual, las confusiones en el escarceo con la libertad de las prácticas en donde el goce sexual es al mismo tiempo celebrado como señalado por terceros. Lo mas interesante es que Navas nos lleva por un slalom de ritmos y tonos, que logra alterar, cambiar y aprovechar con una libertad envidiable. Hacia el final la decisión es elíptica y poética. Favio ha engendrado prole.

146649989 398134501485529 8620331398435455278 N

PERRO BLANCO | NÚMERO 45 | DICIEMBRE / 20

No sabemos cuántos años deberán tener que pasar para que repitamos lo que, a esta altura, pareciera una cantinela depresiva de críticas contra el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales de Argentina (INCAA, para los extranjeros o desconocedores). Lo cierto es que prosiguen las administraciones, pasan los años y las prácticas siguen siendo las mismas: abandono de los estrenos argentinos a eliminarse mutuamente con el simple fin del cobro del subsidio y el estreno en fecha, espectadores entregados a la suerte de un mercado concentrado y a una alarmante ausencia de diversificación en el orden de los jugadores locales como extranjeros, por último una ausencia de política de estado para pensar -ni siquiera digo resolver, pensar al menos- una respuesta productiva progresiva que vea su resultado en años. No. Nada. Cero.

Mv5Bodvkmdy4Yjutyzyyni00Mwyxltg5Ytitnguxnde2Nmi3Ztczxkeyxkfqcgdeqxvynta0Ntq0Nti@. V1 Sy1000 Cr0013291000 Al

Mar del Plata 2020 – Diario de festival : Historia de lo oculto, Un crimen común, Las mil y una

Hay una larga y variada tradicion de cine político en Argentina. En ese sendero no podía faltar la inevitable excursión de parte de la cosecha 2020 del festival de Mar del Plata. Historia de lo oculto no parecía, precisamente, un nombre adecuado (en particular por su grandilocuencia) para referir a esta historia pequeña que mezcla lopezreguismo en clave de cine clase B, ucronía que describe a un régimen autoritario que gobierna a la Argentina durante la década del 80 pero sumado a eso un thriller de conspiraciones políticas y periodismo

Zam Still 007

Una ventaja minúscula. Algunas ideas sobre la accesibilidad y las regulaciones a los críticos

Comienza el festival de Mar del Plata 2020 en condiciones limitadas. Pero no importa, porque ahí estamos para aguantar el chubasco. Excepto claro, que el chubasco sea el mismo de siempre y que cuando todos deberíamos comenzar con la accesibilidad lo mas equitativa posible siempre hay algún vivillo que rompe los estándares de ética periodística y publica coberturas sobre películas nuevas (la que no tiene estreno en el festival lo tuvo en otros) antes que nadie. Imagino lo que sigue: “pero justo ahora te estás quejando de algo que existe hace mas de una década?”. Si, justo ahora. Lamento no haberlo hecho antes ya que todos los críticos del medio nos quejamos de esta clase de actitudes por lo bajo pero nadie decide hacerlo en voz alta. Incluso lo hablamos con los responsables de prensa y ellos mismos son quienes afirman estar atados de pies y manos frente a estas avivadas (acaso por decisiones de autoridades superiores, acaso por desinterés de las mismas autoridades, acaso por conveniencia de contar con la cobertura privilegiada de ciertos medios sobre otros: se desconoce lo que no es claro).

Foto 1 Carmel

Carmel: ¿Quién mató a María Marta?

La pregunta, al finalizar Carmel: ¿Quién mató a María Marta? es entonces otra: estamos ante un policial o simplemente ante la construcción cifrada de otra cosa que, en todo caso, utiliza al policial como excusa? Si le hiciéramos caso a Piglia bien podríamos pensar que “las maniobras que construyen perversamente la trama secreta con los materiales de una historia visible” bien podrían referir a la necesidad del armado del caso público. Y que en el fondo la serie tiene menos preguntas sobre el caso que sobre el proceso de su representación pública. Esto convertiría a Molina Pico, por ejemplo, en uno de los demiurgos de esas maniobras. Y la serie dejaría expuesto, sin tapujos, la condición necesaria de toda construcción mediática: el armado del artificio de lo real. A ver: al final de cuentas la misma serie hace esa declaratoria de principios con el último plano, el que ,recorrido de travelling out mediante, revela el juego de espejos final: la puesta en escena (de la serie) dentro de la puesta en escena (del juicio y del caso) dentro de la puesta en escena (de la escena del crimen), como si en su reflexividad de manual la serie nos recordara que todo puede falsearse. Pero aquí no sobrevuela el espíritu de Welles ni de Kiarostami, sino de Borges, acaso uno de los grandes falsarios literarios que hayamos podido concebir en esta llanura de los chistes.

Destacada 50 Anos De Invasion Hugo Santiago Ricardo Aronovich Jorge Luis Borges Y Lautaro Murua 936X550 1

Borges, el cine y la vanguardia como retaguardia

Hay, a lo largo de la intensa obra borgeana, una serie de caminos laterales, ciegos, que conducen menos a una identidad previsible y estable para la escritura (el Borges de los temas característicos: la eternidad, el tiempo, el heroísmo, la repetición, la falsificación, entre tantos) que a callejones sin salida aparente, o en todo caso, a espacios de retroalimentación fascinada. Esa retroalimentación compulsiva viene directamente acompañada de una experiencia que en Borges produce un efecto de fascinación, porque en tanto ex-periculum (etimológicamente algo que ha cesado de ser peligroso y por ende puede ser narrado) lo confronta con un mundo ajeno y propio a la vez.

91Fc4C4E75Ca21Ca82D77227C7674713 Scaled

PERRO BLANCO | NÚMERO 44 | NOVIEMBRE / 20

Termina un año duro, funesto. Uno repleto de pérdidas humanas, de pérdidas materiales, de tiempos y espacios perdidos. Pero también transitamos por el anteúltimo mes de un año de mucho trabajo. En ese recorrido planteamos, como siempre, hacer la mejor revista para uds. Pero también nos desdoblamos para llevar adelante un proyecto muy grande, complejo y felizmente comenzado, que es el de nuestra tan anunciada Comunidad Cinéfila Perro Blanco (CCPB). En breve podrán ver en el display de ingreso de la página las opciones para inscribirse.

Captura De Pantalla 2020 11 01 A Las 07.11.35 P. M.

Dossier #ContraLaCorrecciónPolítica (VIII)

No se me ocurre una palabra mas condescendiente que la inclusión. De solo pensarlo me genera una irritación que me corre por la espalda. La inclusión, para ser bien directos, no puede ser un ejercicio de estado ni un ejercicio particular si la cosa se trata de libertades. La inclusión no puede regularse. Para las regulaciones están los aparatos burocráticos. Pero la inclusión, si se vuelve ejercicio ya sea privado como público es, en esencia, un ejercicio de poder. Por eso detrás de todo razonamiento inclusivo lo único importante que juega de fondo es el rol de quien detenta el poder frente a aquellos frente a quienes se conduele en ceder. La cesión no puede (tampoco debe) quedar en manos de unos pocos. Pero como dice el dicho, shit happens. Ahora bien, si la injusticia existe yo no puedo reclamarle al poder que me permita ingresar en el terreno de subordinaciones. No gracias. Y es que si algo tuvo a lo largo de la historia eso que llamamos las formas de la alteridad, si algo tuvo de potente como condición eso fue su capacidad de responder negativamente a la inclusión.

Hermano6

Poder, propaganda, crítica: sobre una cierta tendencia en el cine político argentino (VI)

Sucede entonces un recorrido que construye un arco dramático interesante para el período: el cine de 2016 a 2020 (tomando el cierre de 2015 y el inicio de 2020 antes de la pandemia) parece realizar un recorrido de reacomodamiento al cambio de época. Ya sea de manera desesperada, depresiva, final (como en Cuatreros y El otro hermano) al trazo grueso y señalador de la sátira con nombre y apellido (El ciudadano ilustre). En ese reacomodamiento, la conjura del sistema de continuidades discursivas aparece como primera estrategia de defensa de parte de muchos cineastas frente al cambio de época (hablar sobre el pasado como una forma de señalar-indicar el presente sin denominarlo expresamente). Pero el período también retoma tensiones irresueltas en el orden de la incorporación de la venganza (política, de clase, ambas) como instrumento de comprensión de la grieta reinstalada casi una década atrás del nuevo período en cuestión. En esa revisión es la clase media el nuevo objeto de señalamiento y de tensiones. Es la clase media la acusada de los horrores de la continuidad de lo peor del pasado.

Marea Y Viento Fotograma 11 1024X575 1

Marea y viento

Hasta ahí, mediando una descripción aséptica como la que hice, la película parece asumir un registro desinteresado, ausente de juicio. Y en efecto mantiene esa decisión noble. Quizás sea gracias a esa determinación que muchas de las ideas que se han vertido sobre la película empiecen a encontrar un cauce mas definido, digo, uno que vaya mas allá de la celebración acrítica que he percibido en diversas reseñas, como si no hubiera lugar para la observación crítica. Pero volvamos a la película en concreto y a la escuela como experiencia registrada. Si observamos bien hay algo de esta escuela que puede resonarnos extraño a primera vista: su condición anacrónica. No solo lo que sucede en su interior y los materiales que utilizan parecen, como mínimo, de hace 40 años. Hay, particularmente, en el modo de describir la experiencia, una suerte de aislamiento de la contemporaneidad (incluso hasta en las ropas cuesta encontrar rasgos del presente) que desconozco si supone una elección del director (omitir casi todo elemento que vincule al presente directamente, como la presencia invisible de celulares) o se trata lisa y llanamente de una observación sostenida en un espacio aislado ex profeso.

121788824 759506241281118 4471341505509791789 N

PERRO BLANCO | NÚMERO 43 | OCTUBRE / 20

UN NUEVO CÓDIGO, UN NUEVO ORDEN Apenas hace un par de números sosteníamos lo siguiente en el editorial del mes: “la corrección política que ya hace buen rato dejó de ser corrección y resistencia para comportarse como una multiplicidad de poderes restrictivos e inorgánicos que han triunfado (…)Este nuevo poder censor neo-puritano reescribe el pasado, …

PERRO BLANCO | NÚMERO 43 | OCTUBRE / 20 Leer más »

1Zo7Bb8Notdgkkrkfz6Pl3Q

I’ll be gone in the dark

Entre el tono confesional de James Ellroy y los documentales de crímenes reales, entre el policial clásico y la melancolía de la injusticia de los policiales negros contemporáneos como Zodíaco, con la que se emparenta de manera particularmente especial. Oscilante, previsible e imprevisible a la vez, I’ll be gone in the dark avanza capítulo a capítulo como un tren. Pero quizás logra ser imparable porque asienta su estrategia en la variación antes que en la repetición. Por eso precisa cada tanto levantar la cabeza y cambiar el ritmo del juego, porque seis episodios seguidos de una hora concentrados exclusivamente en la búsqueda de un asesino puede convertirse en una experiencia tediosa, pero antes que nada en una experiencia estirada, como si en el fondo no hubiera mucho mas para contar y de alguna u otra forma se precisara explotar el filón criminal al máximo.

Captura De Pantalla 2020 09 04 A Las 04.58.15 P. M.

Hija única

Montaigne.Borges.Hugo Santiago. Tarkovski. Raul Ruiz. Resnais. Hitchcock. Los polacos de los 70s/80s (de Kieslowski a Zanussi, de Has a Zulawski). Qué pasó por la cabeza de Palavecino para concebir una de las películas argentinas mas radicales e imprescindibles de los últimos cincuenta años? Me tomó tres años escribir esta crítica? O siempre la escribí y nunca pude terminarla? Tanto y tanto. No lo sé. Creo que se la prometí tantas veces a Santiago que debe odiarme. Pero volví a ver su película tres años después de la fascinación del visionado inicial.

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba