Quiz

Quiz

Tanto en Sturges como en Frears hay un aspecto kafkiano y luminoso a la vez. Está el sistema de juicio (que en Quiz es literal), está la lucha por la verdad en un mundo de posverdades (por más que la serie se situe en 2001), está el sistema de creencias y confirmaciones de las creencias que no opera por medio de los hechos sino por medio de la necesidad de reforzar una perspectiva ya cerrada sobre un tema (en este caso hablamos de la condena pública frente a los protagonistas, acusados de fraude en un juego televisivo). Pero también está la ética de los personajes frearianos: gente que se equivoca, que tiene agachadas, que puede ir y volver sobre si, pero que se hace cargo de sus actos. Ahora bien: la serie elige defender a los protagonistas o elige una inconveniente equidistancia?

Mank
|

Mank

Muerto el cine que viva la cinefilia. El problema es que murió tantas veces que cuando muera en serio (como ahora, que nos estamos quedando sin salas, en el encierro pandémico-cuarentenil) ya ni siquiera nos va a importar. Pero hay cosas que deberían afectarnos y han quedado naturalizadas. Asimismo hay otras que no importan demasiado (la cinefilia como defensa nostálgica del cine antes que el cine como construcción de una cinefilia productiva, con futuro), pero yiran y dan vueltas y se habla de ellas demasiado. Se escribe más. Pero no importan mucho, porque mueren antes de nacer, porque se abortan a si mismas y nos envilecen la experiencia como espectadores. O quizás envilecer sea un poco mucho para referirse a una película menor, que en el contexto actual termina siendo agrandada vaya uno a saber por qué motivo para cerrar un año funesto y candidatearla fuerte en 2021 a cuanto premio de muerte nos espere.

Las Mil Y Una
| |

Las mil y una

En Las mil y una lo personal es colectivo y político. Pero no por ampliar los modos de representación de las disidencias sexuales (si así fuera no estaríamos sino corriendo el eje hacia la corrección política), sino, precisamente, por la ausencia de énfasis, por la confianza en el cuerpo y en el modo de mirarlo (Navas construye grandes planos en dos niveles: a partir del encuadre reducido, amuchando personajes y con la cámara fija, por un lado; por el otro con planos secuencia con cámara en mano, en perpetuo movimiento). En la película el espacio no es cualquiera sino que resulta estrictamente funcional: un barrio popular de monoblocks en Corrientes que se percibe como una mezcla de hormiguero y laberinto; al mismo tiempo una mirada tierna y no exenta de amor por los personajes pero superponiendo el crecimiento, del desarrollo sexual, las confusiones en el escarceo con la libertad de las prácticas en donde el goce sexual es al mismo tiempo celebrado como señalado por terceros. Lo mas interesante es que Navas nos lleva por un slalom de ritmos y tonos, que logra alterar, cambiar y aprovechar con una libertad envidiable. Hacia el final la decisión es elíptica y poética. Favio ha engendrado prole.

Perro Blanco | Número 45 | Diciembre / 20

PERRO BLANCO | NÚMERO 45 | DICIEMBRE / 20

No sabemos cuántos años deberán tener que pasar para que repitamos lo que, a esta altura, pareciera una cantinela depresiva de críticas contra el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales de Argentina (INCAA, para los extranjeros o desconocedores). Lo cierto es que prosiguen las administraciones, pasan los años y las prácticas siguen siendo las mismas: abandono de los estrenos argentinos a eliminarse mutuamente con el simple fin del cobro del subsidio y el estreno en fecha, espectadores entregados a la suerte de un mercado concentrado y a una alarmante ausencia de diversificación en el orden de los jugadores locales como extranjeros, por último una ausencia de política de estado para pensar -ni siquiera digo resolver, pensar al menos- una respuesta productiva progresiva que vea su resultado en años. No. Nada. Cero.

Mar Del Plata 2020 – Diario De Festival : Historia De Lo Oculto, Un Crimen Común, Las Mil Y Una
| |

Mar del Plata 2020 – Diario de festival : Historia de lo oculto, Un crimen común, Las mil y una

Hay una larga y variada tradicion de cine político en Argentina. En ese sendero no podía faltar la inevitable excursión de parte de la cosecha 2020 del festival de Mar del Plata. Historia de lo oculto no parecía, precisamente, un nombre adecuado (en particular por su grandilocuencia) para referir a esta historia pequeña que mezcla lopezreguismo en clave de cine clase B, ucronía que describe a un régimen autoritario que gobierna a la Argentina durante la década del 80 pero sumado a eso un thriller de conspiraciones políticas y periodismo

Una Ventaja Minúscula. Algunas Ideas Sobre La Accesibilidad Y Las Regulaciones A Los Críticos
|

Una ventaja minúscula. Algunas ideas sobre la accesibilidad y las regulaciones a los críticos

Comienza el festival de Mar del Plata 2020 en condiciones limitadas. Pero no importa, porque ahí estamos para aguantar el chubasco. Excepto claro, que el chubasco sea el mismo de siempre y que cuando todos deberíamos comenzar con la accesibilidad lo mas equitativa posible siempre hay algún vivillo que rompe los estándares de ética periodística y publica coberturas sobre películas nuevas (la que no tiene estreno en el festival lo tuvo en otros) antes que nadie. Imagino lo que sigue: “pero justo ahora te estás quejando de algo que existe hace mas de una década?”. Si, justo ahora. Lamento no haberlo hecho antes ya que todos los críticos del medio nos quejamos de esta clase de actitudes por lo bajo pero nadie decide hacerlo en voz alta. Incluso lo hablamos con los responsables de prensa y ellos mismos son quienes afirman estar atados de pies y manos frente a estas avivadas (acaso por decisiones de autoridades superiores, acaso por desinterés de las mismas autoridades, acaso por conveniencia de contar con la cobertura privilegiada de ciertos medios sobre otros: se desconoce lo que no es claro).

Carmel: ¿Quién Mató A María Marta?

Carmel: ¿Quién mató a María Marta?

La pregunta, al finalizar Carmel: ¿Quién mató a María Marta? es entonces otra: estamos ante un policial o simplemente ante la construcción cifrada de otra cosa que, en todo caso, utiliza al policial como excusa? Si le hiciéramos caso a Piglia bien podríamos pensar que “las maniobras que construyen perversamente la trama secreta con los materiales de una historia visible” bien podrían referir a la necesidad del armado del caso público. Y que en el fondo la serie tiene menos preguntas sobre el caso que sobre el proceso de su representación pública. Esto convertiría a Molina Pico, por ejemplo, en uno de los demiurgos de esas maniobras. Y la serie dejaría expuesto, sin tapujos, la condición necesaria de toda construcción mediática: el armado del artificio de lo real. A ver: al final de cuentas la misma serie hace esa declaratoria de principios con el último plano, el que ,recorrido de travelling out mediante, revela el juego de espejos final: la puesta en escena (de la serie) dentro de la puesta en escena (del juicio y del caso) dentro de la puesta en escena (de la escena del crimen), como si en su reflexividad de manual la serie nos recordara que todo puede falsearse. Pero aquí no sobrevuela el espíritu de Welles ni de Kiarostami, sino de Borges, acaso uno de los grandes falsarios literarios que hayamos podido concebir en esta llanura de los chistes.

Borges, El Cine Y La Vanguardia Como Retaguardia
| |

Borges, el cine y la vanguardia como retaguardia

Hay, a lo largo de la intensa obra borgeana, una serie de caminos laterales, ciegos, que conducen menos a una identidad previsible y estable para la escritura (el Borges de los temas característicos: la eternidad, el tiempo, el heroísmo, la repetición, la falsificación, entre tantos) que a callejones sin salida aparente, o en todo caso, a espacios de retroalimentación fascinada. Esa retroalimentación compulsiva viene directamente acompañada de una experiencia que en Borges produce un efecto de fascinación, porque en tanto ex-periculum (etimológicamente algo que ha cesado de ser peligroso y por ende puede ser narrado) lo confronta con un mundo ajeno y propio a la vez.

Perro Blanco | Número 44 | Noviembre / 20

PERRO BLANCO | NÚMERO 44 | NOVIEMBRE / 20

Termina un año duro, funesto. Uno repleto de pérdidas humanas, de pérdidas materiales, de tiempos y espacios perdidos. Pero también transitamos por el anteúltimo mes de un año de mucho trabajo. En ese recorrido planteamos, como siempre, hacer la mejor revista para uds. Pero también nos desdoblamos para llevar adelante un proyecto muy grande, complejo y felizmente comenzado, que es el de nuestra tan anunciada Comunidad Cinéfila Perro Blanco (CCPB). En breve podrán ver en el display de ingreso de la página las opciones para inscribirse.

Dossier #Contralacorrecciónpolítica (Viii)
| |

Dossier #ContraLaCorrecciónPolítica (VIII)

No se me ocurre una palabra mas condescendiente que la inclusión. De solo pensarlo me genera una irritación que me corre por la espalda. La inclusión, para ser bien directos, no puede ser un ejercicio de estado ni un ejercicio particular si la cosa se trata de libertades. La inclusión no puede regularse. Para las regulaciones están los aparatos burocráticos. Pero la inclusión, si se vuelve ejercicio ya sea privado como público es, en esencia, un ejercicio de poder. Por eso detrás de todo razonamiento inclusivo lo único importante que juega de fondo es el rol de quien detenta el poder frente a aquellos frente a quienes se conduele en ceder. La cesión no puede (tampoco debe) quedar en manos de unos pocos. Pero como dice el dicho, shit happens. Ahora bien, si la injusticia existe yo no puedo reclamarle al poder que me permita ingresar en el terreno de subordinaciones. No gracias. Y es que si algo tuvo a lo largo de la historia eso que llamamos las formas de la alteridad, si algo tuvo de potente como condición eso fue su capacidad de responder negativamente a la inclusión.

Poder, Propaganda, Crítica: Sobre Una Cierta Tendencia En El Cine Político Argentino (Vi)
|

Poder, propaganda, crítica: sobre una cierta tendencia en el cine político argentino (VI)

Sucede entonces un recorrido que construye un arco dramático interesante para el período: el cine de 2016 a 2020 (tomando el cierre de 2015 y el inicio de 2020 antes de la pandemia) parece realizar un recorrido de reacomodamiento al cambio de época. Ya sea de manera desesperada, depresiva, final (como en Cuatreros y El otro hermano) al trazo grueso y señalador de la sátira con nombre y apellido (El ciudadano ilustre). En ese reacomodamiento, la conjura del sistema de continuidades discursivas aparece como primera estrategia de defensa de parte de muchos cineastas frente al cambio de época (hablar sobre el pasado como una forma de señalar-indicar el presente sin denominarlo expresamente). Pero el período también retoma tensiones irresueltas en el orden de la incorporación de la venganza (política, de clase, ambas) como instrumento de comprensión de la grieta reinstalada casi una década atrás del nuevo período en cuestión. En esa revisión es la clase media el nuevo objeto de señalamiento y de tensiones. Es la clase media la acusada de los horrores de la continuidad de lo peor del pasado.

Marea Y Viento
|

Marea y viento

Hasta ahí, mediando una descripción aséptica como la que hice, la película parece asumir un registro desinteresado, ausente de juicio. Y en efecto mantiene esa decisión noble. Quizás sea gracias a esa determinación que muchas de las ideas que se han vertido sobre la película empiecen a encontrar un cauce mas definido, digo, uno que vaya mas allá de la celebración acrítica que he percibido en diversas reseñas, como si no hubiera lugar para la observación crítica. Pero volvamos a la película en concreto y a la escuela como experiencia registrada. Si observamos bien hay algo de esta escuela que puede resonarnos extraño a primera vista: su condición anacrónica. No solo lo que sucede en su interior y los materiales que utilizan parecen, como mínimo, de hace 40 años. Hay, particularmente, en el modo de describir la experiencia, una suerte de aislamiento de la contemporaneidad (incluso hasta en las ropas cuesta encontrar rasgos del presente) que desconozco si supone una elección del director (omitir casi todo elemento que vincule al presente directamente, como la presencia invisible de celulares) o se trata lisa y llanamente de una observación sostenida en un espacio aislado ex profeso.

Perro Blanco | Número 43 | Octubre / 20

PERRO BLANCO | NÚMERO 43 | OCTUBRE / 20

UN NUEVO CÓDIGO, UN NUEVO ORDEN Apenas hace un par de números sosteníamos lo siguiente en el editorial del mes: “la corrección política que ya hace buen rato dejó de ser corrección y resistencia para comportarse como una multiplicidad de poderes restrictivos e inorgánicos que han triunfado (…)Este nuevo poder censor neo-puritano reescribe el pasado,…

I’Ll Be Gone In The Dark

I’ll be gone in the dark

Entre el tono confesional de James Ellroy y los documentales de crímenes reales, entre el policial clásico y la melancolía de la injusticia de los policiales negros contemporáneos como Zodíaco, con la que se emparenta de manera particularmente especial. Oscilante, previsible e imprevisible a la vez, I’ll be gone in the dark avanza capítulo a capítulo como un tren. Pero quizás logra ser imparable porque asienta su estrategia en la variación antes que en la repetición. Por eso precisa cada tanto levantar la cabeza y cambiar el ritmo del juego, porque seis episodios seguidos de una hora concentrados exclusivamente en la búsqueda de un asesino puede convertirse en una experiencia tediosa, pero antes que nada en una experiencia estirada, como si en el fondo no hubiera mucho mas para contar y de alguna u otra forma se precisara explotar el filón criminal al máximo.

Hija Única
|

Hija única

Montaigne.Borges.Hugo Santiago. Tarkovski. Raul Ruiz. Resnais. Hitchcock. Los polacos de los 70s/80s (de Kieslowski a Zanussi, de Has a Zulawski). Qué pasó por la cabeza de Palavecino para concebir una de las películas argentinas mas radicales e imprescindibles de los últimos cincuenta años? Me tomó tres años escribir esta crítica? O siempre la escribí y nunca pude terminarla? Tanto y tanto. No lo sé. Creo que se la prometí tantas veces a Santiago que debe odiarme. Pero volví a ver su película tres años después de la fascinación del visionado inicial.

¿Existe El Terror Contemporáneo? Cinco Hipótesis Sobre El Techrror
| |

¿Existe el terror contemporáneo? Cinco hipótesis sobre el techrror

No, contemporáneo no supone una “pertenencia al tiempo presente”. Al menos no es una definición privativa. Una de las posibilidades que contempla la contemporaneidad es también la del encuentro irresuelto, la de las tensiones sin respuesta, la de la dialéctica con doble salida, es decir, la conflictividad ausente de síntesis. Ese recorrido, en el marco del cine de terror, al menos desde fines de los 90s y los primeros 2000s supo ser visitado con suerte mayormente dispar por esa moda que llamamos terror documental. Esa moda supo reconocer entre el 99 (The Blair Witch Project ) y 2011 (la trilogía de Actividad paranormal (2007, 2010, 2011)) una posibilidad para que el terror abandonara la encerrona de la autoconciencia post-Scream y el gorno (o el gore porno) de la saga Hostel, El juego del miedo y otros sadismos de inicios del nuevo siglo. Pero, como casi siempre sucede cuando la vaca proporciona leche, si se agota el recurso mediante repeticiones, el recurso también es destinado a su aniquilación.

Perro Blanco | Número 41 | Agosto / 20

PERRO BLANCO | NÚMERO 41 | AGOSTO / 20

Hoy por hoy, frente a la demanda de la justicia, en vez de la espera y el pedido de transparencia se impone una protección simbólica y salvífica sobre personas, pero en realidad todo se parece al sostenimiento de estructuras calcificadas, negadas a cambiar y a convertir al INCAA en un instituto verdaderamente transparente, progresista en la aplicación de sus políticas, protector de la industria y el trabajo en pos de una continuidad y expansión del sector en todos sus niveles (producción-distribución-exhibición). Otra vez el INCAA utilizado como instrumento político para el enquistamiento de prácticas opacas. Otra vez la defensa irrestricta del sector apelando a razonamientos circulares (“si tiene trayectoria en el medio, es honesto, si es honesto, el pedido de la justicia es injusto, es injusto porque lo acusan de algo que no hizo, lo acusan de algo que no hizo porque tiene trayectoria en el medio” bien podría ser el recorrido). Otra vez la endogamia. Otra vez la historia oficial (incluso tercerizada) en vez de los datos públicos y la transparencia.

Dossier Obras Maestras Desconocidas/Secretas (X)
| |

Dossier Obras maestras desconocidas/secretas (X)

El dossier sobre obras maestras secretas/desconocidas tiene ese no sé qué de revelar algo oculto, algo prohibido, el gusto por el escondite, el encuentro con algo clandestino. Por eso se trata de un dossier íntimo y público a la vez, en el que jugamos a pensar listas de películas olvidadas, desconocidas o ningunearas al momento de su estreno y en la posteridad. Aquí les dejamos la décima parte de este dossier. Esperamos que lo disfruten en su integridad.

Modern Love
|

Modern Love

Ahora bien. Cualquier comedia romántica es portadora de las virtudes de movilización fisiológica mencionadas previamente? No. Modern Love oscila, casualmente, entre momentos de una emocionalidad destacable, donde logra mucho con muy poco (y reverbera en el resto del cuerpo) y momentos en los que parece extraviarse de la mirada humanista que define a los momentos mas inspirados. En este sentido, cada uno de sus ocho episodios autoconclusivos (es notable que hayamos tenido que incorporar esta clase de aclaraciones porque el formato de capítulos unitarios fue quedando olvidado en el tiempo) tiene una historia distinta que narrar. En cada uno de los casos lo hace con herramientas similares. Pero los resultados son notablemente distintos.

Dossier Obras Maestras Desconocidas/Secretas: Una Introducción Sectaria
| |

Dossier Obras maestras desconocidas/secretas: Una introducción sectaria

No se puede ser felices siempre. No se puede estar juntos siempre. Pero esos caminos pueden intersectarse, cada tanto. La construcción de una comunidad de amigos (me gustaría retomar la idea de camarada, por camaradería, pero no quisiera sonar estalinista: nada mas lejano) puede lograr eso cada tanto: construir encuentros, lugares de pertenencia que provean la sensación de pertenecer a eso que alguna vez Henry James definió como los Happy Few. Ser parte de ese conjunto, tiene algo de maldición y algo de encanto. Por eso cuando pensamos en este dossier se nos venían algunas de esas ideas a la cabeza: cuántas cosas compartimos, incluso si la experiencia es personal? Cómo se comparte la experiencia personal? (bueno, acaso la experiencia cinematográfica ha sido fundada sobre esa idea hermosa).

Perro Blanco | Número 40 | Julio / 20

PERRO BLANCO | NÚMERO 40 | JULIO / 20

Hay que dejar de robar a Dickens por un par de años. Pero qué lindo comenzar un texto con “Era el mejor y el peor de los tiempos”. No sé si mejor ni peor, por lo pronto contemporáneo y dificil, este presente absurdo hace todo lo posible por destruir cualquier clase de futuro. En el cine destruye al clasicismo, a la épica, al espectáculo popular pero también destruye no solo lo que pueda venir -sometiéndolo a controles estrictos de la aduana ideológica y miserable de la corrección política que ya hace buen rato dejó de ser corrección y resistencia para comportarse como una multiplicidad de poderes restrictivos e inorgánicos que han triunfado- sino que ahora también va por el pasado.

Algunas Ideas Sobre La Nueva Censura: Un Mundo Sin Crítica Ni Críticos
|

Algunas ideas sobre la nueva censura: un mundo sin crítica ni críticos

No es la primera vez que Página/12 censura a sus propios trabajadores. Pero lo hace con una estrategia curiosa: el desdoblamiento de publicaciones. En diversas ocasiones ese diario ha dispuesto una política de publicaciones cuando menos curiosa, sino lisa y llanamente censora: publicar una nota en la versión online y publicar otra distinta en la versión escrita. No, no está mal para nada ampliar las posibilidades mientras ambas coexistan. Excepto, claro, que hubiera dos publicaciones con sus propios contenidos no cruzados con la otra (una versión puramente online y una versión en formato puramente físico). Pero no es ese el caso. Cuando se trataba de una película en la que una crítica negativa implicara “complicaciones de intereses contrariados” (léase cuando la película implicaba una simpatía ideológica expresa de parte del medio o cuando parte directiva del diario estaba implicada en la produccion de la película), P/12 elegía publicar una nota elogiosa (incluso convocando a redactores que no formaran parte del staff habitual) y en caso de publicar una nota crítica lo hacía en su formato on-line, de manera marginal. Ahora bien…podía ser posible que una nota crítica fuera a salir en el formato impreso pero al atestiguarse su perspectiva crítica se la desplazara a otro lugar o directamente fuera levantada? Si, eso también es posible. Eso sucedió. Decido no hacer nombres para no comprometer a colegas que decidieron no hacer públicas estas prácticas (pero que entre muchos conocemos que existen, incluso naturalizadas y minimizadas por los mismos colegas que fueron víctimas). Pero mas grave me parece cuando se produce una presión pública para que el crítico se retracte y sea el medio el que decida “levantar” el material publicado y cambiarlo por otro.

Surcar Los Cielos, Herir La Tierra
|

Surcar los cielos, herir la tierra

Allá por finales de los 90s Aguaviva (Stephen Sommers, 1999) salía a video sin pena ni gloria. Secretamente, esta película revivía el espíritu del género de aventuras precisamente partiendo de un código específico de aquel: la idea de que el mundo todavía cuenta con tesoros ocultos y enigmas que resolver. Este código marcaba una percepción del mundo siempre renovada, en donde a cada paso el terreno revela sorpresas. El género de aventuras, en este sentido, con su propuesta, modifica esa percepción globalizada y estandarizada del flujo de noticias y datos que se asemeja a la comunicación y el conocimiento que conocemos al día de hoy. Esa forma de pensar la relación con el mundo, parecía estar pasada de moda por casi un siglo. En este panorama ingresan a escena cuatro películas, una serie televisiva y un objeto-revelador-de-mundos- posibles (desde ahora ORMP): El avión, como nuevo artefacto dramático, como agente revelador.

Dos Delirios Cinéfagos: Sandler X Truffaut
|

Dos delirios cinéfagos: Sandler x Truffaut

A veces nos levantamos en medio de la noche. Escribimos. No podemos volver a dormir hasta 16 horas después. Pero también dormimos 10 años. O viajamos en el tiempo con nuestra memoria cinéfila que es, a veces, lo único que nos queda. No podemos pedirle coherencia a eso que decimos. O podemos pedirle, apenas, corazón (más y mejor que el odio). Por eso, en nuestra memoria, el cine es alimento. Lo comemos entre sueños. De dos delirios cinéfagos insomnes nacen estos dos pequeños textos: Truffaut y el melodrama y sobre Sandler y sus perfectas comedias románticas, como ya no hace desde hace mas de una década. No hay coherencia en el sueño. Apenas encuentros.

#Gimmeshelter: Cine, Series, Libros Y Otras Cosas Para Sobrevivir (Xi)
|

#GimmeShelter: cine, series, libros y otras cosas para sobrevivir (XI)

El encierro no me es ajeno. Mi profesión (mis profesiones, no jodamos: sobrevivir en Argentina implica la coexistencia de varios trabajos a la vez) me obliga a mantenerme mas tiempo dentro que fuera de la casa. De manera que la cuarentena me agarró con las defensas mas altas que a mucha gente que conozco y la hizo mierda porque les trastocó de manera violenta su vida diaria. Si me ponen a discutir no voy a entrar en la dinámica ridícula de si el encierro está bien o está mal. En todo caso puedo decir que su aplicación es desordenada, bestial y destructiva. Y que a veces en pos de la protección se llevan a cabo efectos colaterales que son espantosos (me sigo preguntando sobre la voltereta del progresismo, que hasta hace 5 minutos despreciaba cualquier clase de política de carácter sanitarista -en vez de integral, transversal, que tome distintas variables- opte por apoyar la implementación de mecanismos que harían sonrojar al positivista más feroz de finales del siglo XIX, pero mejor paro). Asi que frente al espanto (el del virus, pero también el de su implementación política), quedan muchas cosas para hacer además de ver películas.

Perro Blanco | Número 39 | Junio / 20

PERRO BLANCO | NÚMERO 39 | JUNIO / 20

ESTRENOS ONLINE
La fiesta silenciosa
Reset
Algo con una mujer
Volviendo a casa
Bajo mi piel morena

NO ESTRENOS – STREAMING/VOD
A Beautiful Day in the Neighborhood
Ventajas de viajar en tren
5 sangres
The Vast of night
Her smell
Mala educación
The king of Staten Island
La verdad

TV & SERIES
Homecoming S02
Jeffrey Epstein: Asquerosamente rico
13 Reasons Why S04
The Sinner S03

DIARIO CINÉFILO
#GimmeShelter: Días de pandemia: cine, series y libros para sobrevivir
Los adioses: algunas muertes silenciosas

OTROS ESPACIOS
El cine de lo personal
El problema de la propaganda en el cine político argentino (V)

CRÍTICA DE LA CRÍTICA
Algunas ideas sobre la nueva censura

VOLVER AL FUTURO
La chancha
Ya no estoy aquí
Las furias
Devoto, la invasion silenciosa

LOST & FOUND
#ElAñoQueVivimosEnPeligro (X)

CINECLUB PERRO BLANCO
Inscripción abierta y gratuita
30 películas curadas para 30 días de cineclub por los integrantes de Perro Blanco

CURSOS ABIERTOS
Inscripción abierta y gratuita
La explosión del cine de Corea del Sur
Una introducción al Coming of age
Cine deportivo, el último refugio de la épica

BIBLIOTECA VIRTUAL
Adelanto de nuestros libros
Los trabajos y los días: El cine de Clint Eastwood
La dama de las colonias: El cine de Claire Denis
(Super)Héroes por un día: El último gran género
Juegos de guerra: Centros y periferias del cine bélico

After Life – Segunda Temporada

After Life – Segunda temporada

Cuando se estrenó After Life (cuya primera temporada reseñamos y pueden leer aquí) nuestro compañero Rodrigo Seijas mencionaba que lo de Gervais siempre fue la confirmación de una vocación por romper todo, a la vez que con la capacidad de construir desde los escombros que dejó la destrucción. Puedo acordar con algo de esto cuando veo cómo Gervais construye a sus personajes, que incluso siendo portadores de una humanidad entrañable, pueden ser tamaños hijos de puta. Pero me cuesta encontrar esa vocación de ruptura cuando establece el código. Y la realidad es que en ese proceso de diversificación que Gervais plantea en sus roles como guionista, actor, productor y director, uno bien puede entender que el juego es abrir las opciones y agarrarnos despistados: la crueldad del personaje no es necesariamente la crueldad del guionista pero si puede ser la crueldad del director.

In Search Of Darkness

In Search of Darkness

Con el punto de partida de una gran década, plagada de obras maestras, si, pero también de muchas cagadas imposibles de ver, In search of darkness se propone avanzar obsesivamente año por año. Ahora bien, la pregunta es con qué criterio. Ahí donde la elección pudo haber ido por el costado de la revisión original de casos canónicos, se nos entrega la retahíla de lugares comunes conocidos sobre las obras maestras (La cosa, Evil Dead, Re-Animator, Pesadilla, por mencionar algunas). Ahí donde lo que pudo haber prevalecido era el descubrimiento de rarezas olvidadas, lo que se mantiene es el criterio de “bizarreada para fanáticos” (horrible expresión, lo sé, pero práctica para definir el caso), que en definitiva no es mas que la mención emocional de títulos que oscilan entre el descubrimiento (pero sin el espacio que merece) y el festejo acrítico de pavadas indefendibles.

Una Despedida: Stuart Gordon (1947-2020)
|

Una despedida: Stuart Gordon (1947-2020)

La carrera de Stuart Gordon es una maravilla llena de volantazos, como bien saben ofender los libertarios a los puristas autorales. Gordon comenzó su carrera con un largometraje, de corte teatral, sobre fanáticos de los Chicago Cubs. De ahí un salto gigantesco a la clásica Re-Animator (1985), que no hace mas que revisitar a Frankenstein (vía Lovecraft) en tono de comedia negra, algo que el gore empezaba a experimentar a los 80s. A esta altura de la soiree es poco lo nuevo que pueda decirse sobre una de las obras maestras de Gordon. Si, que fue pionera junto a un puñado de privilegiadas de darle un sacudón al gore y llevarlo hacia un territorio menos solemne y en todo caso más cercano a la comedia.

The Outsider  (Parte Ii)

The Outsider (parte II)

Si la primer tanda de capítulos despuntaba una serie realista, mas cercana al tono de True Detective que a cualquiera de las cosas que Richard Pryce había hecho previamente, a partir del tercio central (que va de los episodios 4 al 6), buena parte de ese verosímil, en tensión entre el mundo de King y el mundo del guionista, se vuelve casi insostenible, en parte por la manera en la que el mundo representado está encarado. Y es que si algo definía a las primeras salidas de The Outsider eso era su condición de serie envuelta en dos mundos, El del realismo sucio pero también el del fantástico, que como hemos dicho una y mil veces, precisa de ambigüedades, de ambivalencia. Esa condición convertía a aquello que veíamos en una narrativa que en ningún momento traicionaba la cosmovision de los mundos que mostraba: por un lado la sordidez realista de las interpretaciones que nos acercaban al abuso infantil y a la pedofilia. Pero por otro, los componentes necesarios de un sistema de intrigas propias del fantástico mas aterrado. Esa indistinción, esa sensación de pertenencia a dos perspectivas inseparables convertían a los primeros capítulos en un camino posible a seguir y a tener en cuenta, algo que los alejaba de la serie-que-quiere-contentar-a-todos para jugarse por un tono sombrío, que poco a poco avanzaba hacia un terreno mas definidamente sobrenatural.

Fin del Contenido

Fin del Contenido