Marcos Rodríguez

Avatar Of Marcos Rodríguez
Phoenix

Ave Fenix

El nazismo en sí mismo no es el tema de Ave Fénix, apenas si se lo nombra. Esa probablemente sea su decisión más sabia: no busca representar aquello que no puede representarse y al dejar el horror fuera de campo permite que tome toda su dimensión. El nazismo no es algo que pueda representarse en la medida en que toda representación lo explica. Lo que vemos en la película de Petzold son apenas los escombros que dejó. No aparecen nazis en Ave Fénix. Los alemanes (más o menos colaboracionistas) son todos buena gente, el pueblo alemán. El pueblo que, como los judíos, tuvo que vivir con el nazismo. Es fácil condenar a los nazis, es más difícil tratar de acercarse a la vida que siguió después de aquel horror.

34531D6A 162B 4140 Af04 29F2710B91Ce

Los decentes

Lo que cuenta Los decentes es fundamentalmente lo que está de este lado: los decentes son los que están acá, los tilingos bastante insoportables, los que iniciaron el relato, los que deben morir. La obsesión está acá. Los encuadres carcelarios y vacuos vienen de este lado. La fusta con la que castiga el director cae siempre de esta parte de la red, nunca de la otra, en la cual los personajes cargados de hipismo viejo no dan el salto al ridículo (aunque lo rozan tantas veces) porque ellos son lo que está bien.

Maxresdefaultdddddd

Crol

Hay un valor innegable y noble en el trabajo que se propone Crol al salir a registrar y rescatar la memoria de los nadadores amateur de Coronda, una historia perdida río arriba en un país en el que, como tantas otras cosas, la memoria se echa a perder fácilmente. Sin una exploración exhaustiva del tema, suponemos que no deben ser demasiados los registros audiovisuales que se proponen, por lo menos, registrar esa historia de un deporte que, de entrada, tiene poca entidad institucional (menor que la natación en pileta, deporte al que tampoco se le presta demasiada atención)

Zama Lucrecia Martel 1

Zama (y sus coletazos)

A veces la crítica de cine puede ser un argumento pleno, rebosante de ideas. A veces esas ideas se pueden expresar de manera más o menos económica. En otros casos con un dejo de barroquismo. Pero la crítica también puede jugar. Bueno, la crítica-juego de Marcos Rodriguez es otro de esos motivos que demuestran por  qué Perro Blanco es un espacio libre para que pase casi cualquier cosa. Uds saquen sus propias conclusiones.

1Dxpdzub Ejh1G4W70Vzdea

Tigre

La película trabaja con ciertas ideas de minimalismo y sutileza: personajes que entran y salen sin que los veamos llegar, una historia a medias, un presente riguroso. Pero entre planos delicados de vegetación exuberante y planos detalles de rincones oxidados, cada tanto Tigre de pronto estalla en un despliegue de diálogos y lágrimas y primeros planos y confrontaciones que la acercan a lo melodramático, con todo lo que el melodrama tiene de potente pero también de frontal y evidente. Y artificioso.

Sofia Gala Alanis 3

Alanis

Algo en el ritmo, en la vitalidad de las acciones de Alanis importa más que un encuadre preciso, que un corte perfecto. Y, sin embargo, cada secuencia, cada rincón de cada espacio recorrido encierra a su vez la película toda. El cine sopla en todo Alanis y su centro está a la vez en cada plano y en ninguna parte. Uno tiene la sensación de que podría cortar y aislar cualquier secuencia de la película y armar con ella un ente pleno de sentido y, a la vez, ninguna sección es más importante que otra. Esta es la pura vitalidad de Alanis, que es todo lo que podría ser en cada momento y en su fluir todo.

Review Film Live By Night Bookmyshow 6

Vivir de Noche

Es posiblemente en este punto donde Vivir de noche traiciona el género que dice homenajear, y esa traición es la que la salva. El cine de gángster supo ser, allá por los ’30, un cine de estricta actualidad: contaba las historias de los ladrones y criminales que estaban todavía vivos y activos, o lo habían estado hasta hacía poco. Y, encima, los romantizaba. Con el tiempo, su devenir en noir, la posmodernidad y demás, el cine de gángster pasó a concebirse más como un género ficcional

Ir arriba