Arbitrariedades

El último bolchevique

Estructurado a partir de una correspondencia imaginaria, la de Marker hacia el propio Medvedkin, punteado por fechas históricas más o menos reconocibles, 1917, 1922, 1930, 1945, y dividido por dos momentos, “El reino de las sombras” y “Las sombras del reino”, cuya dialéctica traspasa imaginativamente todo el film. El último bolchevique, por ponerlo en términos cinéticos, y no sólo literalmente, conmueve.

Leer más

7 mujeres

Es el último film de John Ford, está rodado en 1966 y se desarrolla en algún lugar fronterizo en la China del 1935. Eso debería ser suficiente. ¿Debería?, pues aun cuando en su presentación hay un par de secuencias de jinetes cabalgando en esas amplísimas llanuras fordianas no es un western en el sentido estricto del término, sino más bien uno de los mitos que formaban parte de su esencia tratando de arreglárselas en un lugar tan inhóspito como el lejano oeste, pero sin hombres que las defendieran, sin caballería que las rescatara, sin tan siquiera un pueblo que las cobijara.

Leer más

Tres hijos del diablo

Lo maravilloso en el film de Ford es insertar un “cuento de navidad” dentro de un western, o utilizar a éste como pretexto para demostrar que los milagros no tiene geografía, género ni edad dentro del cine. Porque así como no nos preguntamos -seamos creyentes o no- si es posible que alguien resucite como en Ordet (2005) de C.T. Dreyer o en Luz silenciosa (2007) de C. Reygadas porque la puesta en escena de ambos films logra que esto resulte totalmente plausible, tampoco es impensable o irreal o fuera de este mundo, que Robert (J. Wayne) llegue a Nueva Jerusalén con Robert William Pedro a salvo.

Leer más

#LoQueNoFue: Superman Vive! (Tim Burton, 1998)

Qué puede haber convertido a Superman Vive! en una película personal de Burton? Precisamente todo el tramo en el que Nic Cage no es Superman, sino Clark Kent. Porque en el centro mismo de la película por encargo de Burton está la libertad: Kent es el hombre extraordinario que se siente un extraterrestre, un freak, un alien(ado) entre los ordinarios hombres terrestres. Ese Kent es el sujeto burtoniano por excelencia: es el tipo que no encaja, que por más que lo intente nunca será parte. Y que en alguna medida lo padece.

Leer más

También los enanos comenzaron pequeños

Aquello que está encerrado en y entre los planos de También los enanos comenzaron pequeños, lo que se nos revela desde el absurdo de una situación extraordinaria filmada casi cuatro décadas atrás, es el tema, la obsesión fundante de Werner Herzog desde siempre: los ilimitados límites de nuestra (humana) razón civilizatoria ante la permeabilidad fronteriza de la sinrazón (humana) de la natura.

Leer más
Loading

Artículos Recientes

Tweets recientes

¡No te pierdas de nada!

Unite a nuestra comunidad y recibí todas las novedades en tu correo.

You have Successfully Subscribed!