Cine Argentino

Una vasta producción anual nos obliga a dedicarle un apartado especial al cine argentino, a veces no demasiado afortunado en su visibilidad a la hora de la distribución y exhibición. Intentemos reparar algo de eso.

Sueño Florianópolis

Hay algo en el tono, en el ritmo y en los breves silencios en el decir de Ana Katz que impregna toda su obra como directora de cine. Un pequeño delay antes de cada afirmación, un momento que se toma para pensar realmente cada respuesta, evidencian una actitud vital siempre dispuesta al asombro, al descubrimiento; una renuncia consciente a todo tipo de preconceptos (propios o ajenos). Ese desprejuicio humanista, esa predisposición a la más absoluta libertad de pensamiento nos habla de una artista inteligente y sensible.

Leer más

50 Chuseok

Frente a ese salto Garateguy decide despegarse de los documentales tradicionales para llevar a cabo una especie de road trip emotivo e introspectivo, concentrándose en las experiencias del protagonista con su propio suelo. ¿Cuanto se siente coreano, cuánto se siente argentino? En ese estilo descontracturado, similar a un backstage (algo que también es una suerte de marca en ciertas películas de la directora) el actor se reencuentra con su tierra, pero al mismo tiempo se siente alienado en relación a ella.

Leer más

La Cama

En alguna medida, allí puede verse el gran problema de La Cama: su insistencia en remarcarnos el clima de tristeza que estamos viendo; no sólo en las situaciones que atraviesa esa pareja en crisis (de la que no puede encontrarse ni un solo momento de humor, ni un solo momento cotidiano en el que encuentren un poco de paz), sino también en la necesidad de construir un escenario que necesite todo el tiempo estar remarcando la decadencia. No ayuda en este sentido una decisión de Lairana, y es hacer transcurrir prácticamente toda la película en interiores.

Leer más

#Polémica: Esto no es un golpe

Los períodos de gobiernos radicales no suelen ser muy bien tratados por el cine argentino. Ni siquiera tienen el menor protagonismo. En ese sentido, la relación intensa que tiene la cultura peronista con la noción de gesta épica casi casi que opaca a cualquier otro movimiento político, partido o período ejecutivo de otro orden. Pero creo que eso también tiene que ver con una cuestión de época. El retorno al pasado y a los 70s creo que encontró un cierto límite en el cine argentino. Y esto no quiere decir que no vayamos a ver más películas en esa dirección, sino que lo que entiendo que se terminó es también una lógica posible derivada de esa épica. En este sentido, lo que aporta la película de Wolf si es novedoso: una necesaria bajada de cambio.

Leer más

¡Viva el Palíndromo!

El director construye un diario de viaje, un relato narrado en primera persona, como una suerte de catarsis personal cuya búsqueda es instruir al público general de cómo los palíndromos se introducen en la vida cotidiana de todos. No es realmente sorprendente que el documental está construido casi como un palíndromo. Y no es casual que dure 99 minutos exactos. Sin duda, hay demasiado material para que dure 66, pero los 99 son excesivos. Hay numerables escenas que no hacen más que repetir y reforzar información que ya estaba presente.

Leer más
Loading

Tweets recientes

¡No te pierdas de nada!

Unite a nuestra comunidad y recibí todas las novedades en tu correo.

You have Successfully Subscribed!