Cine Argentino

Una vasta producción anual nos obliga a dedicarle un apartado especial al cine argentino, a veces no demasiado afortunado en su visibilidad a la hora de la distribución y exhibición. Intentemos reparar algo de eso.

Las hijas del fuego

Albertina Carri ha dicho y repetido que su última creación se trata de una película pornográfica. Y estimo que esa afirmación puede ser confusa o poco atinente si no se aclara qué es lo que se entiende cuando se habla de “porno”. Porque si atendemos al porno sociológicamente vigente, aquel que constituye una industria tanto como una particular cultura, está claro que Las hijas del fuego difícilmente encuadre en sus parámetros y lineamientos. Sólo en su acepción o idea más restringida (aquella que identifica al porno por la presencia en una película de escenas de sexo explícito -que no la de pene/s erecto/s, que en alguna mirada pareciera delimitar la frontera del softcore o cine erótico-) la personal última obra de Carri podría participar de esa categoría.

Leer más

#Polémica: Rojo

Se estrenó Rojo, tercer película de Benjamín Naishtat, quien acaso sea uno de los pocos directores jóvenes argentinos que no le hacen asco a la historia política argentina en cada una de sus películas. Con un mayor presupuesto que en sus largometrajes anteriores y con un a perspectiva que lo vincula potencialmente con un publico mayor (aunque no necesariamente masivo), Rojo consiguió dos premios importantes en San Sebastián y viene de llevar adelante un recorrido internacional que parece haber predispuesto para bien a la recepción crítica local, donde casi no ha habido disidencias, conformándose un consenso casi unánime (pueden constatarlo en este link del sitio todas las críticas). Dos de los tres críticos que tienen una valoración negativa en esa página son también parte de la redacción de Perro Blanco. Y lo más parecido que esgrime el defensor de la película tampoco está cargado de entusiasmo.

Leer más

Familia sumergida

En Familia sumergida lo fantasmal se hace tangible, lo extraño se vuelve habitual y lo que antes era cotidiano pasa a ser una entidad extraña. Y si el posicionamiento de Alché –que se apoya en buena medida en una actuación sobresaliente de Morán- se da desde lo subjetivo, esa subjetividad difusa (que en momentos puntuales se permite un corrimiento hacia la mirada del otro, como en la escena donde Marcela se larga a llorar frente a uno de sus hijos) habilita también una mirada sobre la institución familiar como una instancia que puede ser un refugio, pero también una prisión o un mecanismo de ocultamiento.

Leer más

La educación del rey

Santiago Esteves hace un poco y un poco en La educación del Rey, su ópera prima: por un lado se nutre de la vieja guardia del cine clásico de Hollywood, especialmente del western de los años 50, aquel menos heroico y revisionista que inspiró a Clint Eastwood para que creara los mejores exponentes contemporáneos de los últimos años, pero también encuentra un idioma propio, con los códigos de la región geográfica argentina que decide retratar.

Leer más

El Potro: lo mejor del amor

Quizás todos estos sean los momentos donde la película alcanza los mayores grados de interés, donde observamos como decisión de Muñoz, algo que se sale de la enumeración de hechos de una vida. Y acá está, creo yo, el gran problema de El Potro, lo mejor del amor: su obsesiva necesidad de contarlo todo (pero de tanto abarcar termina apretando poco), de pasar de un tema al otro con una velocidad pasmosa. Ni más ni menos que un Biopic del cantante cuartetero que resume lo que a grandes rasgos sabemos de su vida: que tuvo una fama abrupta e imparable, que tenía una madre excéntrica, que fue novio de Marixa Balli, que llenó varios Luna Park, y finalmente que falleció en un choque de autos a una edad temprana

Leer más
Loading

Tweets recientes

¡No te pierdas de nada!

Unite a nuestra comunidad y recibí todas las novedades en tu correo.

You have Successfully Subscribed!