Dossiers

#DossierChauAutores (8): Los primeros años

A todos estos cortos que podrían ir de 1895 a 1910 (fecha de todos modos aproximada, ya que hay cortos de cine hechos algunos años antes y otros de estas características hechos un tiempo después) me gusta agruparlos cariñosamente en un período al que denomino balbuceante, en tanto y en cuanto era un cine que estaba recién encontrando sus primeras formas de expresión y lenguaje, probando a cada momento nuevas técnicas y nuevas maneras de experimentar con la imagen. Con esto no quiero decir que haya en este cine algo necesariamente inferior a lo que va a venir después. Si vamos al caso, a veces cosas dichas con balbuceos pueden suscitar más interés  y encerrar más inteligencia que algo expresado en un lenguaje ya perfectamente determinado y establecido.

Leer más

#DossierChauAutores (7): Wonder Boys

En su movimiento cetrípeto-centrífugo, nada de lo que la película narra es exactamente estable. O al menos si alguna vez lo fue, en ese fin de semana va a ponerse patas para arriba. De ahí que la figura del viento y de los avatares de la naturaleza no sean un mero accidente, un complemento narrativo, sino una figura que expone un problema: el control frente al descontrol. Lo interesante es que, incluso lateralmente, también puede leerse este punto como una reflexión indirecta sobre la condición misma del autor (recordemos que el protagonista lo es, al menos en términos literarios). Y la película pone en perspectiva cómo una identidad autoral es, también, un modo de congelarse, de cristalizarse, de no avanzar. De ahí que resulte interesante que un sujeto como Curtis Hanson esté detrás de una película sobre los peligros de la identidad y de la autoría. Y de cómo a veces una certeza como esa no hace más que detener los encuentros, que pueden ser, como bien dije antes, felices, múltiples, inauditos, imprevisibles.

Leer más

#DossierChauAutores (6): Tremors

La falta de personalidad no hace que la película sea menos memorable. Tremors es probablemente una de las películas de género más recordadas y vistas de los tempranos ‘90. Alquileres en VHS, infinitas repeticiones en cable. Es una película que le pertenece no ya a los realizadores y a Kevin Bacon sino definitivamente al público, de esas películas que se fijan en el imaginario pop, que unen a los cinéfilos con el espectador casual que veía clásicos ochentosos doblados en su infancia, que recuerda a Stallone diciendo ‘Corta el párpado Mick!’. Por supuesto, grandes blockbusters de los ‘80s y ‘90s son de autor, desde Duro de Matar y Aliens a Volver al Futuro, pero películas como Tremors no, y eso permite que la podamos considerar como una experiencia de cine no atravesada por esa ventana a veces reductora que produce el autorismo.

Leer más

#DossierChauAutores (5): La hija de Drácula

De todos modos, mucho más interesante que la reversión es la secuela prácticamente desconocida del film de Browning llamada La hija de Drácula. Esta película se hizo cinco años después de su original, y es claramente una prueba de que Universal estaba mucho más dispuesta a darle al espectador cosas que hace apenas cinco años estaba a años luz de querer mostrarle. Si la versión de Lugosi nunca muestra los colmillos del conde para ocultar el obvio símbolo sexual de ellos y hasta es capaz de reemplazar a lauchas por ratas para no impresionar demasiado al espectador sensible; su secuela se anima a poner una escena de características claramente lésbicas y hasta bromea con la cuestión de la ausencia de ratas de la película anterior en un chiste tan lateral como sofisticado.

Leer más

#DossierChauAutores (4): Espera en la oscuridad

Por qué es tan buena Espera en la oscuridad?. Primero por su economía. En una década en la que se estaban abandonando los sets para grabar, Young filmó su película 80% en interiores, respetando su teatralidad. Así como Hitchcock fue uno de los maestros del suspenso en interiores, Young, no solo concreta una experiencia cinematográfica redonda, sino que apela al fuera de campo de manera magistral. La última escena, no puede apreciarse de la misma forma en cine que en teatro. Pocas veces, la oscuridad de un plano tuvo tanta justificación y se ejecuta con tanto ingenio como la pelea final entre sus protagonistas.

Leer más
Cargando

Artículos Recientes

Tweets recientes

¡No te pierdas de nada!

Unite a nuestra comunidad y recibí todas las novedades en tu correo.

You have Successfully Subscribed!