Categoría: Bélico

#DossierBélico (24): Munich & el cine de espías

Munich (y en alguna medida también Puente de espías, pero la dejaremos de lado) asume críticamente uno de los fundamentos del espionaje: la idea de la guerra infinita, inacabable como fundamento de la seguridad nacional. En ese sentido el cine de espionaje pone de relieve tibiamente algo que la película de Spielberg plantea con taxativa transparencia: incluso cuando hay silencio y un aparente cese de hostilidades hay mecanismos institucionales estatales (servicios de inteligencia nacionales) que funcionan desde la ilegalidad propia de los órganos paraestatales.

Leer Más

#DossierBélico (23): Samarra

Samarra vendría a representar una especie de The last picture show (Peter Bogdanovich, 1971) del cine bélico, la película final y definitiva de un género que tiene méritos cinemáticos y plásticos apasionantes, en virtud de su potencia visual y su retrato del hombre al filo de situaciones límite, pero cuyas motivaciones revelan el lado mas salvaje y crudo de los hombres.  Es verdad que el cine no tiene por qué a esconder las miserias humanas pero no puede ENALTECER  aquello que lo degrada, un aparato de propaganda que solo sirve para domesticarlo y deshumanizarlo. El cine es una estética, pero también una ética que no le debe ir en saga.

Leer Más

#DossierBélico (22): La guerra por otros géneros

Discusión, escaramuza, batalla, guerra hay hasta en un matrimonio. La guerra de Los Roses (Danny De Vito, 1989) puede dar plena fe de ello. No por eso aquella maravilla puede considerarse una película bélica. En todo caso será una película que reconoce pasajes, intensidades de un género. Y es que el bélico, además de ser un género con peso propio (un sustantivo, en palabras de Rick Altman) también es un adjetivo, que tiene la capacidad de imantarse a otros géneros canónicos (y no tanto) e inundarlos de cualidades propias. Es, si se quiere, uno de esos invitados inesperados (una suerte de party-crasher) que te caen tarde a la fiesta pero que tienen tanto pero tanto carisma que generan revuelos fenomenales. Y de repente, de un momento para otro, en medio de nubes voladoras de confetti, temas de Cristian Castro, Magneto y Rafaella Carrá, como quien no quiere, te diste cuenta que el tipo se adueñó del lugar.

Leer Más

#DossierBélico (21): El Libro Negro

El libro negro se asemeja mucho a Invasión (Straship Troopers, 1997) una de las películas más brillantes e incomprendidas de Verhoeven. En ambos casos estamos en un territorio y un tiempo en el que todo está marcado por el asesinato y la guerra, en el que el oficio de cada persona no parece ser otro sino ejercer violencia y en donde la cultura más importante es la armamentística. Sin embargo, la diferencia esencial entre los dos largometrajes es que Invasión  es una sátira que transcurre en un lugar imaginario del futuro; El libro negro es dueño de un tono solemne y fatalista y ocurre en un momento histórico conocido por todos

Leer Más

#DossierBélico (20): La gran ilusión

Quizá el mejor elogio que haya recibido La gran ilusión es haber sido declarada como el enemigo cinematográfico número uno por Paul Joseph Goebbels. Aunque ya sabemos que el ministro de propaganda de Hitler mentía mucho, esta sentencia, tal vez nunca pronunciada -y en todo caso había que imprimir la leyenda, dixit John Ford- ha llegado hasta nosotros como el eco de algo que jamás ocurrió pues salvo ese documento propagandístico formalmente impecable e innovador llamado El triunfo de la voluntad (Leni Riefenstahl, 1935), los alemanes nunca filmaron el contra plano del film de Renoir. Además, La Gran Ilusión no tuvo, como podrá adivinarse, ningún efecto ni sobre la conciencia de aquellos que tomaron la decisión de comenzar otro conflicto a escala mundial un cuarto de siglo más tarde.

Leer Más
Cargando

Tweets recientes