Categoría: Secciones Paralelas

El cine del siglo XXI (2): La década en movimiento

No se trata de que toda evaluación de una obra deba ser hecha cuando recién hayan pasado unos años. Al contrario, la crítica debe ser un ejercicio que tiene que ver con el riesgo, con las sensaciones inmediatas que nos despierta una obra contemporánea cuando la vemos. Por otro lado, muchas obras logran valorarse gracias a los malentendidos que provocaron antes. Pero siempre debemos ser conscientes de que el paso del tiempo es un factor clave que retransforma obras, que puede volver obsoletas aquellas cosas que antes eran consideradas magistrales y por el contrario puede terminar exaltando aquellos relatos que se pensaban descartables.
Si hoy pensamos que el cine de antes es infinitamente mejor que el de ahora es también porque las películas malas de ese tiempo fueron olvidadas y porque las mejores películas lograron traspasar las épocas.

Leer más

8 y 1/2 puntos sobre el cine de Wes Anderson

Wes Anderson quizás siga haciendo el cine de siempre.Su filmografía es en algún punto una variación de estas mismas constantes formales y argumentales, que  han tenido versiones más pesimistas y optimistas, más sentimentales y más frías. Su último trabajo quizás demuestre algo, y es que todas estas mezclas y temas recurrentes han creado un sistema tan sólido que es capaz de hacer una maquinaria tan perfecta como Isla de Perros. Desde este punto de vista, el último largometraje de Anderson es una gran película, pero quizás sea mejor verla funcionar como un hecho aislado en una filmografía, y no como un antes y un después en la carrera de un cineasta.

Leer más

El cine del siglo XXI (1): El problema de derramar sangre

Lo cierto es que hace rato que Hollywood no se cuida tanto de glorificar al violento como en estos últimos diez años.  O trata sus acciones de manera paródica y/o autoconsciente, o sencillamente se empieza a preguntar sobre el derramamiento de sangre: quién la está derramando, con qué objeto, y para sostener que tipo de modo de vida. También pueden verse otros miedos. Por ejemplo, en que se convierte uno cuando derrama sangre ajena, y sobre todo si hay alguna manera de frenarla, o si cuando la violencia explota ya no hay manera de controlarla. Sospecho, teniendo en cuenta las tensiones internacionales, que estas son preguntas pertinentes.

Leer más

Tiempo de balances (10), Por Federico Karstulovich

Que Verhoeven vuelve. Que la anterior era la mala, pero el musical es la buena. Que no se puede creer la locura de la de Pampita. Que tiene dos nombres distintos, parece un western y es perfecta. Que volvió Mel para tirar todo por los aires. Que por fin el cine de superhéroes tiene a su testamento fordiano. Que el policial argentino es un sismógrafo de monstruos que nos parecen naturales. Que el cine rumano puede ser más que Ceausescu-zone e igual de pesadillesco (e insólitamente familiar a nuestra cultura). Que la prostitución puede ser una gran excusa para hablar de la libertad. Que crecer puede ser el mejor modo de pensar las formas de lo heroico. Que crecer implica reconocer a los amigos que estuvieron en el camino y los que están. Que las instituciones en occidente pueden ser un bello espejismo, pero que estamos a centímetros del caos, siempre.

Leer más

Tiempo de balances (9), por Raul Ortiz Mory

En poco menos de un año, Denis Villeneuve dividió al espectador y a cierto sector de la crítica cuando se estrenaron La llegada (en Argentina fue en 2016, en Perú, país en el que nací y vivo, en 2017) y Blade Runner 2049 (2017), dos de las mejores películas de ciencia ficción en lo que va del nuevo milenio. Si bien estas películas no alcanzaron reacciones extremas como las que provocaron ¡Madre! de Darren Aronofsky -un ejercicio de narcisismo y megalomanía disfrazado de libertad artística- o Dunkerque de Christopher Nolan -un espectáculo visual y sonoro que enaltece el género bélico-, lo que se le puede reconocer al director canadiense, por justa unanimidad, es su efectividad para construir contextos que conectan inmediatamente a nivel emocional sin desmarcarse de los mundos irreales en los que se mueven sus personajes.

Leer más
Cargando

Tweets recientes