Puesta de cámara (III-IV): La relación de aspecto como encuadre