Otros espacios

Ensayos sobre cine (propios o ajenos) que van más allá de la crítica tradicional. Cruces con otras disciplinas y lugares fronterizos con otras textualidades. Una sección paradojal: pertenece al cine pero también lo excede.

Imágenes de la otredad (segunda parte)

El vacío exotismo for export de La casa de las dagas voladoras (2005) del chino Zhang Yimou, la distinción maniquea y perversa que establece el mexicano A. González Iñárritu en Babel (2006), y el ideológico allanamiento de la diferentia que el británico D. Boyle propone en Slumdog Millonaire (2008), no son, o no son tan sólo, un ilusorio recuadro pastoril, y una maquiavélica estrategia para acceder a la Meca, y una confabulación gangsteril para vender más entradas de cine; aunque las tres vayan de la mano y la última sea la más permanente. Y, por supuesto, ¡no son tan sólo películas! Son también, y principalmente, formas de ver al mundo, de situarse en él, de hablar acerca de él. Y como las otras formas (Kiarostami y compañía) resultan ser más convincentes que éstas (Yimou y sus cómplices) al momento de interrogarnos sobre lo que significa estar junto a los otros en este apretado mundo, algo más debería agregar al respecto. La pantalla, algunas veces, oculta aquello que el cine siempre nos muestra.

Leer más

Dos o tres cosas acerca de él

No es que uno se queje tanto de este aspecto de Welles. Su fracaso siempre ha tenido también algo de poético, algo de secretamente hermoso, más allá de que debamos de sufrir por eso la ausencia de posibles grandes películas suyas que nunca veremos a la luz. Welles es esa clase de cineastas que involuntariamente hicieron de lo frustrante de su carrera también uno de sus aspectos más interesantes, más aún cuando uno se da cuenta que de haber existido una sociedad con Hollywood armónica, la misma no sólo hubiera sido artísticamente maravillosa sino también comercialmente redituable.

Leer más

Imágenes de la otredad (primera parte)

No son muchos los enfoques que desde las Ciencias Sociales -por tomar una denominación que las separe, de las así denominadas, Ciencias Duras si es que esta partición todavía guarda algún sentido- han tratado de leer, en la imágenes que generaba el cine, aquello que sostenía, o bien su núcleo fundante en cuanto ciencia, o bien las diversas ramificaciones que se desprendían de éste, enmarcándolas en un momento histórico (Obreros saliendo de una fábrica ,1895) que no correspondía exactamente a su génesis científica pero que las (auto) validaba para ejercer un discurso que, aún hoy, pareciera ser el único posible  o serio o adecuado  que se pueda emitir desde fuera del ámbito específico del cine, para con el cine

Leer más

El cine del siglo XXI (5): ¿Qué hay de nuevo, viejo?

Fue y sigue siendo un fenómeno raro y feliz el NCA y su nacimiento no tuvo poco de épico. Se inició en un momento industrialmente paupérrimo: años en los que se hacían menos de diez películas argentinas al año y en que muchos de esos largometrajes no rozaban ni lo decoroso. Era un cine nacional que se repartía entre la “comedia picaresca infantil” -suerte de aberración en la que se mezclaban planos de culos de chicas en bikini, humor de cuarta y una impericia increíble para filmar hasta el más rudimentario de los diálogos- y películas más “serias” cuya estética y contenido eran más que nada los de un cine artificial, “for export”, donde los estereotipos más gastados del porteño estaban a la orden del día.

Leer más

Algunas ideas en torno a Buongiorno, notte

Buenos días, noche –la película que cuenta la historia del secuestro y la muerte de Aldo Moro desde el punto de vista de uno de sus captores (la mencionada Chiara)- y es ese mismo sentido de lo real lo que se irá abandonando progresivamente. Tal es así que lo empieza siendo una película seca que en un principio no pareciera pretender otra cosa más que reconstruir con toda la objetividad posible un hecho real en la historia de Italia termina transformándose en una obra de características oníricas donde lo alucinado y lo real no se terminan de distinguir, mientras los personajes que avanzan ciegos y seguros hacia un objetivo terminan por enloquecer, sin saber realmente lo que están haciendo.

Leer más
Loading

Tweets recientes

¡No te pierdas de nada!

Unite a nuestra comunidad y recibí todas las novedades en tu correo.

You have Successfully Subscribed!