jack1

Tiempo de lectura: 2 minutos#DossierMonteHellman: Los primeros años. Flight to fury & Back door to hell

Por Pedro Gomes Reis

Las nuevas olas y el mar

Con un primer largometraje encima y con la escuela Corman que supuso la participación en The Terror y en otros largometrajes (en los que los directores de segunda unidad combinaban poderes pero el que decidía el toque final era el zorro Roger), Monte Hellman hace su jugada cormaniana y también pergeña hazañas como esta, al filmar dos largometrajes a la vez, en ambos casos emparentados en mayor o menor medida con el espíritu del cine bélico. Corre 1964 y con un presupuesto ajustado MH viaja a Fillipinas con su amigo Jack Nicholson y filma Flight to fury y Back door to hell, dos películas que parecen encargos pero que son rabiosamente personales.

Si algo define al cine de MH es su coqueteo con los géneros de diversas características, como si estos funcionaran como base de apoyo, como sustento inicial pero no como horizonte final, claro está. Lo que hay que mirar en estos primeros largometrajes de Hellman es otra cosa, precisamente. Hay que observar la combinatoria de recursos en función de una estricta necesidad, que es la limitación de producción. En ese sentido MH compone de dos maneras características: confiando en el plano general y en los planos con lentes cerrados, para construir un registro urgente, casi documental; pero también confiar en el poder del plano fijo y del montaje dentro del cuadro (combinado con paneos), jugando con las jerarquías de los elementos y personajes más lejos y más cerca de la cámara, en particular gracias a lentes de mayor profundidad. Estos rasgos, lo sé, pueden parecer meros tecnicismos, pero no lo son. Esos rasgos hacen a la identidad narrativa del cine de MH, quien descree de la fluidez, quien se entrega al eclecticismo formal siempre y cuando este sea funcional a la narración.

Se ha dicho que los primeros trabajos de MH (al menos hasta la emergencia de los westerns, que fueron las películas que le brindaron un prestigio que no tenía al momento de concebir sus primeros tres largometrajes en soledad) son obra de un director que está aprendiendo. Por el contrario, siempre tuve la sensación de ser obras de un director conocedor de las tradiciones previas (la gran tradición clásica, con la que su obra no comulga, y en particular la de ciertos directores-puente, que confiaban en un camino entre el canon y las posibilidades de tensarlo, como Nicholas Ray, que es una referencia ineludible a la hora de pensar en la configuración visual del cine de MH) pero al mismo tiempo consciente de las posibilidades que la producción clase B expresaba.

Flight to fury y Back door to hell expresan, por lo tanto, un vórtex por el cual se filtran distintas tensiones irresueltas. Pero contrario a vivir esto como un problema, MH hace convivir las limitaciones presupuestarias, el eclecticismo formal que parece un mash-up entre un admirador de las nuevas olas del cine europeo con el cine clase B más furioso y el manierismo visual de directores que forzaban las formas del Hollywood de los 50s como Samuel Fuller y el meniconado Nicholas Ray.

No, no se trata de las mejores películas del director, sino de estrategias filmadas que dan cuenta de la exposición a las influencias. Al mismo tiempo se trata de películas breves, contundentes en su economía narrativa ( tres actos de 20′ y fin) y arriesgadas en su proceso de producción (filmar dos largometrajes al mismo tiempo es un delirio que solo Roger Corman podía estimular a sus aprendices). Pero fundamentalmente se trata de obras que, antes que ser de aprendizaje, son de experimentación hacia un estilo indefinido. Este islote no es el punto de partida de un autor futuro, sino el entrenamiento no-autoral hacia un horizonte incierto.

Frente a los exégetas de las marcas, los códigos, los nombres y los adjetivos, Hellman fundaba una obra sobre la base del desdibujamiento de cualquier clase de autoría. Curioso comienzo.

Comentarios

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Articulos Relacionados

Ir arriba