hubie-halloween

Tiempo de lectura: 3 minutosEl Halloween de Hubie

Rodrigo Martín Seijas

El Halloween de Hubie (Hubie Halloween) 
EE.UU., 2020, 103′
Dirigida por Steven Brill
Con Adam Sandler, Kevin James, Julie Bowen, Maya Rudolph, Ray Liotta, Steve Buscemi, Rob Schneider, Michael Chiklis, Kenan Thompson, China Anne McClain, Paris Berelc, Tim Meadows, Colin Quinn, June Squibb, Shaquille O’Neal, Karan Brar, Noah Schnapp, Mikey Day, Melissa Villasenor, Kym Whitley, Lavell Crawford, Betsy Sodaro, George Wallace, Blake Clark

Corazón si, odio nunca

Por Rodrigo Martín Seijas

Al final, parece que la asociación con Netflix le terminó haciendo bien a Adam Sandler. Si sus dos primeras películas para el servicio de streaming (The Ridiculous 6 y The do-over) continuaban el rumbo errático que venía arrastrando en los últimos años, ya la interesante pero fallida Sandy Wexler insinuaba algo distinto, una búsqueda de tonalidades más libres y arriesgadas. Eso empezó a profundizarse con La peor semana -un film que maneja un nivel de incomodidad solo comparable con el humor de Larry David- y el especial Adam Sandler: 100% fresh. Y a pesar del bache que significó Misterio a bordo -una producción bastante a reglamento, que no termina de explotar a fondo una premisa interesante-, comienza a verse una consolidación con Hubie Halloween, que en buena medida es un retorno al Sandler de los noventa y principios del nuevo milenio, ese que se la pasaba entregando personajes tan deformes como adorables.

hubie halloween adam sandler

Quizás eso tenga que ver con el director Steven Brill, que antes había dirigido a Sandler en El hijo del diablo y La herencia del Sr. Deeds, dos películas sobre seres marginales a partir de sus niveles de bondad. Pero también -y principalmente- con el propio Sandler, porque el film también tiene su dosis de actualidad a partir de cómo puede servir para pensar la carrera del actor y guionista. Es que Hubie, ese ser casi fronterizo empeñado en el cuidado de Salem y la celebración de la Noche de Brujas, a pesar del bullying constante de los habitantes del pueblo, es un poco como Sandler, también empeñado en seguir haciendo comedia con sus propias reglas a pesar de recibir palos permanentes de la crítica -que lo subestima hace rato- y hasta de los espectadores, que ven siempre sus films pero nunca se hacen cargo, como si se tratara de un placer culpable. La diferencia entre ambos es que, si a Hubie le llega la oportunidad de que todos vean cuánto vale realmente a partir de una sucesión de eventos que toman elementos del terror y el suspenso en confluencia con la comedia, Sandler ya tiene claro que no hay vuelta atrás, que ha quedado relegado a un lugar marginal, salvo que haga drama hecho y derecho, algo que todavía le aporta cierto prestigio. Por eso está tomando un camino parecido -salvando las distancias- al de Clint Eastwood: una producción constante y a la vez libre de compromisos, con altas y bajas, de decidida experimentación con formas, tiempos y géneros, donde las reglas de corrección política brillan -por suerte- por su ausencia. 

HubieHalloween

De ahí que Hubie Halloween va de menor a mayor, desplegando ideas narrativas, estéticas y hasta ideológicas en función de lo cómico. A medida que pasan los minutos, el dúo Sandler-Brill va hilando un relato que va por los carriles del misterio y que se alimenta de referencias como Halloween, Carrie o Martes 13, a las que lee con inteligencia y respeto. No hay burla al cine de terror o los thrillers, quizás porque el tema de fondo de la película es, precisamente, la burla, o más bien, los burlados, los sujetos como Hubie que muchas veces son depositarios de las frustraciones ajenas. Y el cine de Sandler -que interpreta a Hubie con estoicismo y cariño, nunca con cinismo- no cambia de hábitos: defiende y entiende a su protagonista a capa y espada, empatiza totalmente con sus obsesiones (lo cual no significa necesariamente justificarlas) y se planta frente a los abusadores. A Hubie, todos -hasta unos osos- le tiran de todo -objetos cada vez más grandes-, pero él (con la ayuda de su cortaplumas hecha termo, uno de los mejores inventos de la historia del cine) es un sobreviviente nato.

Pero no todo se trata de Sandler/Hubie y en eso también hay una fidelidad a la esencia del cine sandleriano, que es uno de equipo, donde todos juegan. Otra vez vuelven a aparecer casi todos los amigos de Sandler (y hasta algunos más que se incorporan) en una película que se permite ser derivativa y coral en varios pasajes, pero como un factor que suma y no resta. Por eso las apariciones de Steve Buscemi y Rob Schneider son estupendas -ambos ya merecen una nota aparte centrada solamente en sus cameos en el cine de Sandler-, June Squibb la rompe con sus remeras insultantes y los minutos de Shaquille O´Neal son para un cuadro. Es que todo está hecho con cariño en Hubie Halloween, un film a prueba de cualquier bullying crítico.

Comentarios

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Articulos Relacionados

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba