El Nacional

Por Sergio Monsalve

Argentina, 2022, 80′
Dirigida por Alejandro Hartmann
Con intervenciones de Gustavo Zorzoli, Sebastián Mark, Ramiro Deberti, Raúl Lavalle, Martina Molina Mollo, Francisco Lavieri, Juana Garay

Las grietas de la cuna

Viendo el modélico documental de Alejandro Hartmann, pensaba en el replanteamiento local de paradigmas instrumentados por los tótems del cine directo y de observación. El Nacional sabe redefinir la óptica de Wiseman y del Nicolas Phillibert de Ser y Tener, para narrar la evolución de Colegio Nacional de Buenos Aires, instituto de educación argentino, durante el transcurso de un año lectivo. Entiendo que Alejandro es egresado y que su largometraje se concentra en las actividades de 2018, antes del inicio de la pandemia, cuando el rector Gustavo Zorzoli cumpliría su último año al frente del cargo.

La cinta intercala videos hechos por estudiantes en el pasado, con planos que revelan las paradojas humanas, burocráticas y estructurales del colegio. Vemos el aburrimiento de los chicos en clase ante unos profesores que los doblan en edad y que no se comunican en sus códigos. La brecha generacional estalla como conflicto medular del relato, al momento de hacerle seguimiento a una protesta de chicas empoderadas, que reclaman por sus derechos, al tiempo que la media las destrata y subestima, tildándolas de “niñas”. El director pasa, justamente, de la óptica maniquea de la prensa parcializada, para permitir que la cámara exponga como radiografía de una época, tomando la posta de autores claves de América Latina, como Pino Solanas, en su evidente militancia a favor de luchas sociales.

Por supuesto que El Nacional brinda rostro e identidad a la batalla actual por la inclusividad y la despenalización del aborto. El tema es que el espectador no se siente ofendido o manipulado, pues lejos de adoctrinar y bajar una línea, el documental explora los propios dilemas del ejercicio político, recordando la fuerza y el impacto de El Estudiante de Santiago Mitre. Personalmente discuto algunas posiciones de “les pibis”, varias de sus ideas más radicales y fanáticas, pero estimo valioso el hecho de poder escuchar sus reclamos en un filme que no busca aleccionarme, sino mostrarme las luces y sombras de una era, de una casa de estudios que es símbolo de las grietas del país.

Comentarios

Comparte este artículo

Otros ArtÍculos Recientes