Ventajas

Tiempo de lectura: 2 minutosVentajas de viajar en tren

Rodolfo Weisskirch

Ventajas de viajar en tren 
España, 2019, 102′
Dirigida por Aritz Moreno
Con Luis Tosar,  Pilar Castro,  Ernesto Alterio,  Quim Gutiérrez,  Belén Cuesta, Macarena García,  Javier Godino,  Daniel Horvath,  Paco Sagarzazu,  Javier Botet, Ramón Barea,  Gilbert Melki

El cuento del tío Pavlov

Por Rodolfo Weisskirch

La acción, como es de prever, arranca en un tren. Un hombre misterioso -interpretado por Ernesto Alterio- se sienta frente una mujer solitaria y empieza a contarle su historia, pero muy en particular sobre cómo llegó a estar en ese tren. El relato del personaje lleva a otro relato, donde otro personaje, le cuenta su relato a otro personaje, generando un efecto mamushka (¿alguien recuerda Las tres coronas del marinero, de Raul Ruiz?), en la que cada historia es aún más grotesca que la anterior. Eso incluye, historias de amor en medio de una guerra, pedofilia, cine snuff y otras situaciones escatológicas. 

El segundo acto del film no cambia. Exhibe la misma estructura. Pero desde el pasado del personaje femenino, que también incluye una relación sadomasoquista, zoofilia y tortura física, y psicológica. La manipulación y el efectismo de la propuesta, lleva la acción a un tercer acto, donde ambos confluyen con una resolución acelerada e inverosímil…pero… ¿puede pedirse alguna clase de verosímil demasiado exigente cuando el código narrativo es la hipérbole y el delirio? Ahora bien, algo delirante puede ser juguetón, pero también puede ser arbitrario.

Vendida como una de las propuestas más arriesgadas del nuevo cine español, Ventajas de viajar en tren se vende más por lo que pretende que por lo que en realidad es. Con influencias narrativas de Carlos Vermut, atravesada por una estética deliberadamente kitsch -con la persistencia de de colores fuertes y contrastantes entre relato y relato-, la película de Moreno elige el camino del impacto continuo. Pero a diferencia del cine de Vermut, dónde las acciones son consecuencia natural de las acciones de los personajes y donde cada situación es efecto de una decisión coherente del director con sus criaturas, en el film de Moreno todo nos resulta arbitrario, que resulta lo opuesto a juguetón. Si, al menos no es El hoyo, donde absolutamente todo resulta escatológico, solemne y pretencioso. Y no existe el menor rincón para el humor.

Pero en Ventajas de viajar en tren el extremo es el código del juego. Por eso la película lleva a cada situación a su límite con una agenda casi fisiológica para con el espectador, buscando reacciones inmediatas que, como no puede sustentar en el tiempo, debe suplir con nuevos estímulos y nuevas reacciones buscadas, como si todo el asunto tuviera algo de experimento pavloviano. Acción-reacción-efecto-retorno y repetición. Una estructura que parece libre, radical, vanguardista, pero que expresa una planificación milimétrica, calculada en cada uno de sus minutos. Libertad? No. Efectividad y cálculo disfrazado de ruptura, si.

Al mismo tiempo no puedo negar que el relato de Ventajas de viajar en tren es atractivo y fluido, lo suficiente como para generar expectativas y seguir las micro historias con atención. Pero como todo cuanto del tío, uno entra hasta que algo hace ruido. Y la desconfianza le gana a la velocidad de los desplazamientos. Las estafas, como alguna vez nos enseñó Bielisnky con Nueve Reinas llegan con cara encantadora. Pero esas son las peores.  

Comentarios

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Articulos Relacionados

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba