Wasp

Tiempo de lectura: 4 minutosWasp Network

Ludmila Ferreri

Wasp Network 
Francia, 2019, 123′
Dirigida por Olivier Assayas
Con Penélope Cruz,  Edgar Ramirez,  Wagner Moura,  Gael García Bernal,  Ana de Armas, Leonardo Sbaraglia,  Harlys Becerra,  Julian Flynn,  Gisela Chipe,  Steve Howard, Michael Vitovich,  Brannon Cross,  Stephen W. Tenner,  Johanna Sol,  Eric Goode, Thomas Dubyna,  Ruairi Rhodes,  Julio Gabay,  Adria Carey Perez

Reenactment

Por Ludmila Ferreri

Por las noches, cuando me agarraba el insomnio galopante, a mediados de los dosmiles, en una época en la que andaba con muy poco trabajo o lisa y llanamente desocupada, me dormía con el arroró que me generaban las ficciones de los reenactments de los programas de los obispos brasileños, esos que pululaban por la madrugada (desconozco si todavía existen). Con un tecito al lado, cuando la lectura ya me había inyectado los ojos de sangre como para dormirme, disfrutaba de las actuaciones paupérrimas que dramatizaban alguna clase de aprendizaje traumático de parte de algún falso fiel de esa secta. Esas dramatizaciones cumplían varias condiciones a la vez: por un lado moralizaban de manera feroz a sus personajes, como segunda instancia estaban actuadas espantosamente mal, con un nivel subestandar que asustaba, pero para finalizar exhibían un nivel técnico paupérrimo, con sombras de los camarógrafos sobre los actores, con reflejos del equipo en espejos o ventanales. Ese pardesufrirwood no tenía tiempo para otra cosa, no tenía tiempo que perder en nimiedades técnicas. Proyectar antes que filmar era el lema. No le podíamos pedir peras a ningún olmo porque el olmo ni siquiera se iba a molestar en brindarnos fruto alguno que no fuera madera.

Con cierta expectativa, considerando que quien estaba detrás del proyecto era el director de las notables Irma Vep, Las horas del verano, Carlos, The Clouds of Sils Maria y Personal Shopper, me dispuse a ver Wasp Network (que también puede conseguirse con el nombre The Cuban Network, uds sabrán indagar en el cosmos que nos brinda internet), acaso con la expectativa de encontrarme con un caso que siempre me interesó que fue el caso conocido como los cinco de Miami (The Miami five, sobre el cual pueden leer brevemente aquí). El caso en si cuenta con una diversidad de ribetes que no vale la pena traer al caso, pero que en todo caso eran material más que suficiente para construir un thriller político de espionaje de ida y vuelta. Ciudadanos que se vuelven agentes de inteligencia que en realidad hacen contrainteligencia pero sobre los cuales no terminamos de saber sus motivaciones. Con ese punto de partida Assayas podría haber convertido a Wasp Network en una gran película sobre los horrores de la dictadura cubana, pero también sobre las injerencias de la CIA, la relación con el narcotráfico y varias cosas más. Pero no. Assayas tomó las peores decisiones posibles. Yo me pregunto: Olivier, vos también bajoneabas chocolinas y té a la madrugada viendo a los obispos brasileños? Digo, porque sino no puedo comprender qué carajos fue lo que pasó a la hora de tomar las decisiones que fundaron los criterios que hacen de este último largometraje del director lo peor que haya hecho en toda su carrera.

Wasp Network está atravesada por una diversidad incontable de problemas. Curiosamente el hecho de contar con un dream team de actores iberoamericanos (Penelope Cruz, Edgar Ramirez, Wagner Moura, Gael García Bernal, Ana de Armas, Leonardo Sbaraglia: España, Venezuela, Brasil, México, Cuba, Argentina) no es el inconveniente mayor, sino una broma que se cuela cuando todos y cada uno de los actores con sus distintas nacionalidades de origen deben forzar un acento cubano que en todo momento se vuelve risible. Pero eso es solo el punto de partida. Porque en esta película Assayas recupera un criterio central en su cine: el valor narrativo de las elipsis. Pero en esta película sin centro esa decisión no es causante de ambivalencia alguna, como sí sucedía con algunas de las grandes películas que cité previamente. No, aquí la elipsis es resultado de una asombrosa pereza narrativa. Y es que en Wasp Network nada parece hacer pie: no hay empatía posible con ninguno de los personajes, que están obligados a repetir mantras imposibles que son oraciones vacías e informativas, como en las dramatizaciones de Pare de sufrir. Sumado a esto nos encontramos con una película que en su elección equidistante despolitiza cualquier posible crítica hacia los ejes que atraviesa (el actuar terrorista de grupos en Cuba, el terrorismo de estado cubano con sus propios ciudadanos, el rol de la CIA, el lugar del narcotráfico en todo el proceso de idas y vueltas).

Pero la chatura de la película no apunta solo a su falsa neutralidad, sino que se expresa en una galopante en todos los recursos formales a la mano: fotográficamente es tan uniforme y automática que asusta, ninguna de las decisiones de puesta de cámara construye tensión narrativa alguna, el montaje es más bien lineal y carente de progresión, las actuaciones están por debajo de un nivel de profesionalidad, exceptuando la de Gael García Bernal y Ana de Armas, quienes se desempeñan mejor. Pero no quiero hacer una lista de supermercado acerca de cuan bien o cuan mal están las decisiones formales. Porque el mayor problema es que no parece haber jugado una decisión, sino una superposición de decisiones, como si la película fuera una criatura frankensteiniana llevada a cabo por 20 cerebros distintos que nunca se pusieron de acuerdo. Esa esquizofrenia determina el final anunciado: nada de lo que narra Wasp Network termina por interesarnos. Todo el tiempo nos alejamos hastiados de tanto desprecio por los materiales. Lo que no puedo entender es en qué mundo semejante grupo de actores pudo haber aceptado la participación en este reenactment triste, solitario y final. Solo espero que ese no sea el destino de la carrera de Assayas, un tipo dotado de un enorme talento, aquí ausente.

Comentarios

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Articulos Relacionados

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba