nobody-2021-movie-io-1920x1080-1

Tiempo de lectura: 2 minutosNobody

Por Mariano Bizzio

EE.UU., 2021, 92′
Dirigida por Ilya Naishuller
Con Bob Odenkirk, Aleksey Serebryakov, Connie Nielsen, Christopher Lloyd, Michael Ironside, Colin Salmon, RZA, Billy MacLellan, Araya Mengesha, Gage Munroe, Paisley Cadorath, Aleksandr Pal, Humberly González, Edsson Morales, J.P. Manoux

Para la libertad sangro lucho y pervivo

Cuando Ilya Naishuller hizo, hace apenas un lustro, una película anómala como lo fue Hardcore Henry, varios nos preguntamos si el truco iba a funcionar. Desconfiábamos porque el cine ya había fracasado varias veces con ese juego de hacer una película íntegramente desde el punto de vista de un personaje (se habla de la mediocre La dama del lago, de Robert Montgomery). Pero desconfiábamos porque estábamos usando nuestro peor piloto automático a la hora de pensar las películas. Mas equivocados no podíamos estar: el resultado de aquella película de acción era estimulante, divertido, generador de un disparador eléctrico en nuestras retinas. Pero convenía decir, como sucede con las normas naturalizadas, “no, no es lo correcto”.

Con el tiempo muchos fueron perdiendo el ojo con el que miraban las películas de acción. Más ocupados de la narrativa que de la plástica del movimiento, el prejuicio creció y se expandió desmedidamente. Por eso la vieja escuela de la acción realista, la acción baziniana, perdió en parte su razón de ser. Y eso sucedió porque la demanda también cambió. No, no le vamos a echar la culpa a Matrix ni a sus sucesores. La culpa no es del montaje, solamente. En todo caso hemos dejado a nuestros ojos tristes del entrenamiento del goce por el movimiento mismo. En ese orden triste, apenas interrumpido por maravillas aisladas como las de la saga de Misión Imposible. O las mejores tres de Rápidos y Furiosos (la 7, la 6 y la 5). O la obramaestrasbsolutisima que fue Mad Max Fury Road, cómo no nos vamos a alegrar con la llegada de Nobody, que fue prometida una y mil veces para cine pero que las cuarentenas intermitentes nos han vedado?

Nobody no es solo una gran película de acción a la vieja usanza, en donde el cuerpo se golpea, duele, se siente, se ve partirse y todo se padece con extraordinaria plasticidad. Es también una gran comedia, que rememora a esta otra maravilla coreográfica y libre que supo ser Hudson Hawk (Michael Lehmann, 1991), porque en su centro giratorio como un lavarropas enloquecido y destartalado, importa más la adrenalina que el objetivo final. En ese recorrido delirante es en donde la película se entrega deudora de diversas tradiciones de la comedia antes que de las formas del policial o del cine criminal con las que el coqueteo que procese es apenas circunstancial. En este orden de cosas es en donde hay que ver la cara inmutable del gran Bob Odenkirk (dato: la elección es la de un actor que comenzó en la comedia, incluso más allá de Breaking Bad, donde su Saul expandía el recurso de posibilidades del drama criminal) con su condición keatoniana a flor de piel. En Nobody nada puede tomarse demasiado en serio (y es lo mejor que nos puede suceder), porque la misma película nos pide que suspendamos cualquier actividad racional demandante de verosimil para que el asunto funcione y estalle por los aires.

Si, es cierto: no estalla como pudo haberlo hecho la mencionada Hardcore Henry. Y quizás no lo hace porque elige que prevalezca una base común, posible, como si se tratara de un jazz, de ritmos más clásicos. En este caso el director elige confiar en la puesta de cámara, en el espacio, en personajes más asentados antes que en funciones y desplazamientos en velocidad. Menos experimental que aquella, si, pero no por eso menos cinematográfica, Nobody descubre a un pequeño gran héroe de acción a partir de la comedia, en un recorrido inverso al de Arnold Schwartzenegger en los 90s. Porque algo siempre estuvo ahī: solo había que saber mirar con atención. Que viva la comedia, la acción y el movimiento.

Comentarios

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Articulos Relacionados

Ir arriba