B1Y7hdlVx_930x525

Recomendaciones #PreBafici 2018: El señor de los festivales

Por Fernando Juan Lima

20 (recomendaciones) por 20 (años)

Por Fernando E. Juan Lima

El BAFICI llega a su vigésima edición. Claro que ello es motivo de festejo y alegría por la continuidad de esta fiesta que venimos disfrutando, año a año, desde 1999. Pero, además, el festival ha decidido tirar la casa por la ventana y películas, eventos, invitados, encuentros, prometen una edición inolvidable.

Acá unas cuantas recomendaciones.

Empecemos por lo “obvio”, aprovechar la presencia de los invitados de lujo y recorrer la filmografía de dos directores impares. Antes del esperado estreno comercial (pequeño milagro, posiblemente debido a su paso por la Quincena de los realizadores del Festival de Cannes) de A la sombra de las mujeres, de Philippe Garrel, podemos adelantarnos a ese evento y, ya que estamos, disfrutar en el cine, como corresponde, de Actua 1, Les amants réguliers, Amantes por un día, Anémone, Elle a passé tant d’heures sous les sunlights, L’enfant secret, La cicatrice intérieure, La jalousie, Le lit de la vierge, Le révélateur, Les enfants désaccordés y Les hautes solitudes. Hemos seguido su carrera un poco en BAFICI, otro poco en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata o en nuestra querida Sala Lugones; ahora sí que podemos darnos una panzada, toda junta. Otro tanto… en otro planeta… sucede con el genial John Waters y la oportunidad de volver a ver en cine Cecil B. Demented, Cry baby, Multiple maniacs, Female trouble, Hairspray, Pecker, Pink flamingos y Serial mom.

Eso de ponerse grande ha llevado al BAFICI a mirar un poco más el pasado. ¡Y lo bien que hace! En la zona de “Rescates” y algún otro etcétera podrán verse nada menos que E.T., el extraterrestre (Steven Spielberg), El bueno, el malo y el feo (Sergio Leone), El camino de los sueños (David Lynch), El desprecio (Jean-Luc Godard), El monstruo de la laguna negra (Jack Arnold), El mundo según Wayne (Penelope Spheeris), Grease (Randal Kleiser), Naked (Mike Leigh), The acid house (Paul McGuigan), The Muppets take Manhattan (Frank Oz), entre otras. Además, en el plano local, se suma un puñado de “Históricos” filmes argentinos, todos imperdibles: El juego de la silla (Ana Katz), Living stars (Gastón Duprat y Mariano Cohn), Los paranoicos (Gabriel Medina), Los rubios (Albertina Carri) y Sábado (Juan Villegas).

Que “¿qué hay de nuevo, viejo?”: acá un listado de algunas películas que tuve la oportunidad de ver en otros festivales y que (con sus más y sus menos) tienen algunos (o muchos) puntos de interés. El orden es estrictamente el que responde al alfabeto.

Destaque 441515 20786473 1367061803393169 1909700727 N

  1. As boas maneiras, de Juliana Rojas y Marco Dutra (género y política; hombres lobos en el Brasil actual: imperdible).
  2. Disobedience, Sebastián Lelio (el chileno, o argentino que vive en Chile, director de las excelentes Gloria y Una mujer fantástica da el paso hacia EE.UU.; me quedo con su cine en castellano, pero vale la pena prestarle atención).
  3. Euthanizer, de Teemu Nikki (cine de género que habla más del presente que las tranquilizadoras películas-de-denuncia; la visión del mundo de quien se dedica a terminar con la vida -en principio- de perros es ciertamente inquietante).Grass

     

  4. Grass, de Hong Sang-soo (otra hermosa película del prolífico director coreano y van…).
  5. Happy end, de Michael Haneke (Se imaginaran: no me gustó nada; y pienso que posiblemente a ninguno de los programadores tampoco; pero al viejo sádico siempre hay que prestarle atención).
  6. Inferninho, de Guto Parente y Pedro Diógenes (o cómo Fassbinder habita en el Nordeste brasileño; los números musicales son imperdibles aunque podría matar sin remordimiento al personaje disfrazado de conejo rosa).Isle Of Dogs 1

     

  7. Isla de perros, de Wes Anderson (no jodan con la decoración de interiores o el exceso de planificación, don Wes es un genio y esta película animada una belleza absoluta).
  8. Jeannette, la infancia de Juana de Arco, de Bruno Dumont (Con P’tit Quinquin descubrimos que Dumont -también- tenía humor; la infancia de Juana de Arco transformada en musical es tan extravagante como imperdible. Y no hay aquí sorna ni explotación: se trata, además de una  película profundamente religiosa).
  9. Algunas películas argentinas (las que pude ver de las muchísimas que estrena el BAFICI): La educación del Rey, de Santiago Esteves, La película infinita, de Leandro Listorti, Malambo, el hombre bueno (Santiago Loza), Marilyn (Martín Rodríguez Redondo), Mochila de plomo, de Darío Mascambroni. Quien siga pensando al cine argentino como un todo homogéneo, casi como un género en sí mismo, puede acercarse a estas películas que no pueden ser más distintas entre sí.70A2F0392847Dc331972C7D3D3673Ab9 Xl
  10. Meteors, de Gürcan Keltek (de escenas de caza a película política con lluvia de meteoros; este OVNI turco sólo puede ser apreciado como corresponde en la pantalla grande).
  11. Nervous translation, de Shireen Seno (sensibilidad y poesía a través de la mirada infantil sin el tamiz demagógico que ello usualmente implica).
  12. O clube dos canibais, de Guto Parente (otra película brasileña de género, con mucho gore, profundamente política; también buenísima).1500483471971
  13. Per una rosa, de Marco Bellocchio (que Bellocchio es el histórico del cine italiano que sigue haciendo todo bien ya lo sabemos. Y este corto lo confirma. Más datos: el texto del catálogo lo escribí yo).
  14. Season of the devil, de Lav Diaz (creo que el cine del director filipino alcanzó su punto más alto con Lullaby to the sorrowful mistery, pero esta búsqueda que incluye números musicales merece la pena).
  15. Sollers point, de Matthew Porterfield (el lado B de los EE.UU.; el costado menos glamoroso. Volver a integrarse a la sociedad tras pasar por la cárcel es muy difícil, diríase que en Baltimore, imposible).Officiel1 1
  16. Ta peau si lisse, de Denis Coté (documental sobre bodybuilders: un mundo bastante más exótico, interesante y humano de lo que uno puede suponer).
  17. The green fog, de Evan Johnson, Galen Johnson y Guy Maddin (la mejor película de Maddin en bastante tiempo, reversión vía found-footage de Vértigo y homenaje definitivo a la hermosa ciudad de San Francisco).
  18. Transit, de Christian Petzold (Mi favorita de esta lista. Casablanca revisitada en un futuro no tan lejano en el que los nazis vuelven a ocupar Francia. Petzold es una máquina de narrar).
  19. Vampire Clay, de Soichi Umezawa (Sí: arcilla vampira. Está todo dicho: disparatada fiesta en el que terror y  humor se abrazan).
  20. Victory day, de Sergei Loznitsa (9 de mayo en Treptower Park, Berlín. El recuerdo de la derrota nazi en manos de los rusos y la atenta cámara de Loznitsa que sólo observa el parque, la multitud y el monumento. Reveladora película de un director de quien definitivamente preferimos su costado documental).

Llegamos al final. Y sí, el título miente. Hay mucho más que veinte películas para descubrir y disfrutar en el BAFICI. Mucho más, incluso considerando la pequeñísima porción a la que he podido acceder hasta ahora. Lo que nos espera del 11 al 22 de abril es hermosamente bestial, desproporcionado e inasible. Así que, ¡a disfrutar!

Comentarios

Comparte este artículo

Otros ArtÍculos Recientes