La cuarta proyección del mes de nuestra sección nos deja todavía bien bien metidos en la década del 70. Pero en esta ocasión con un cultor de la clase B más rabiosa (que en este caso se debe centralmente a limitaciones presupuestarias). Dark Star (editada en algunos países hispanohablantes con el increíble nombre Alien Cosmic (sic)), opera prima de John Carpenter tiene todo lo que los wachos (si, las/los cinéfilos) queremos: amor por la narración, por lo personajes, una historia breve y compacta, una duración adecuada y hasta un monstruito encantador que podría haber nacido en cualquier playa de la costa argentina, pero nació en alguna galaxia lejana. Entren, activen los subtítulos y vean esta maravilla, que, además, tiene uno de los finales más melancólicos y emocionantes que vayan a ver en sus vidas. Play.

Comentarios