CONTINUIDADES Y DISCONTINUIDADES

Comienza una nueva etapa en el gobierno y, de manera inevitable, se producirán cambios en el INCAA. El tema es que quienes llegan no parecieran ser muy distintos a quienes alguna vez estuvieron durante doce años. Al mismo tiempo, si expresarán algunas diferencias con quienes administraron en los últimos cuatro. Pero la pregunta seguirá siendo la misma, que es la pregunta que sigue sin respuestas aunque las administraciones cambien. Porque el cine en Argentina seguirá experimentando una concentración cada vez mayor, que beneficie sustancialmente a los segmentos más concentrados? O en efecto estaremos ante un cambio de reglas? Demagogia y vaciamiento que beneficia a los sectores concentrados (2002-2015) o vaciamiento con segmentación elitista que elimina a los productores independientes (2015-2019)? Sea la opción que fuera (ya que parece ser una de esas dos la que se imponga), volveremos a estar frente a una calesita. Mientras tanto se escuchan nombres que ya se escuchaban hace un par de años, como el de Luis Puenzo, sobre cuya incidencia en el conflicto de 2017 (pero también sobre sus intereses manifiestos hablamos aquí mismo, en el primer número de Perro Blanco) retorna la vieja sombra de los intereses concentrados. Porque en el cine argentino los actores pueden ir rotando, pero los problemas se reciclan. Y los actores reaparecen. Pero las condiciones de producción no se democratizan. Los procesos de selección no se transparentan. Los comités de selección giran en torno a intereses que no construyen variaciones para el cine argentino. Y las condiciones de distribución y exhibición siguen siendo asimétricas e injustas. Al mismo tiempo la industria del cine argentino (que de tan concentrada cada tanto se comporta como una serie de feudos con dueño). El doble estándar hace que el cine de carácter independiente precise de la concentración de los tanques pero al mismo tiempo la mera existencia de estos obliga a que el cine mas pequeño se elimine mutuamente en meses concentrados de baja asistencia. El panorama es el de una esquizofrenia de la que el sector no logra salir jamás: las administraciones cambian, los acomodamientos políticos se suceden, sube la espuma circunstancialmente, se producen escraches (o silencios selectivos, según convenga la militancia) pero los problemas persisten, como si en el fondo todo cambiara para que nada cambie. Mientras tanto escuchamos las quejas contra Marvel, Disney, el conde Drácula o el actor en el que valga el statement convertir en el responsable (en muchos casos lo son, en otros estamos ante circunstancias oportunas para no cuestionar el reordenamiento interno de un sistema quebrado en su línea de selección-producción-distribución-exhibición). Si todo cambia para que nada cambie, ahí estaremos: en circunstancias previas al gobierno actual (cuando esta revista no existía) fuimos críticos, hemos sido críticos durante nuestros casi tres años de vida (revisar sino qué medio cinematográfico argentino dedicó editoriales tan críticos al INCAA actual como en esta revista) y lo seguiremos siendo. Porque posiblemente nada cambie demasiado. Aunque los actores nos quieran convencer que ha llegado la revolución imaginaria.

Mientras tanto se nos viene encima una nueva edición del Festival internacional de cine de Mar del Plata. Y ahí estaremos con una cobertura extensa y especial (alguno de nosotros como jurado también). Pero no nos olvidamos de los estrenos, que en este mes se acumulan como espuma (habrá cosas muy buenas y otras no tanto, estén atentos), y que nos recuerdan que los problemas de exhibición afectan tanto al cine argentino como al extranjero. Pero en la vorágine del año que se nos va de las manos minimizamos estas cuestiones (tener 11 a 13 estrenos por jueves no es variedad, es producto de la concentración en otras etapas del año: cuando esta condición se modifique quizás podamos empezar a hablar de cambios en serio). En la zona de los no estrenos aparecen algunas películas que esperábamos ansiosamente y otras cuya existencia no logramos entender y que constituyen un fenómeno anacrónico (el retorno de las películas de high-concept, algo que parecía haberse quedado olvidado entre finales de los 90s y los primeros 2000s). También se estrenan series, quizás algo más estimulantes que las que nos venían acompañando en meses anteriores. Y como siempre escribimos sobre inactualidades varias, esta vez despedimos de una vez por todas al querido Luis Ospina, buscamos en el arcón de las películas perdidas y les traemos un par de ellas, para que no extrañen la sección Lost and Found.

Pero también traemos dos adelantos: uno sobre el cine de Clint Eastwood, uno de nuestros libros cuya salida está planteada a fin de este año. El otro adelanto es sobre nuestro libro sobre el cine de Superhéroes. Y también queremos contarles sobre los dos cursos abiertos que dictaremos en el mes de diciembre: uno sobre el cine de Martin Scorsese y otro sobre cuatro hipótesis acerca del terror contemporáneo y sus posibilidades. Ambos cursos serán abiertos. Y serán la presentación para nuestra nueva plataforma de cursos que se las trae. Por último, les contaremos en detalle sobre nuestro querido y flamante cineclub virtual. Son muchas cosas. Todas ellas queridas, anheladas y difíciles de llevar a cabo en un país tan inestable como Argentina, como en El Gatopardo, donde todo cambia para que nada cambie. Pero nosotros estamos aquí, escribiendo y pensando para ustedes.

Mientras tanto pasen y ojeen el número que viene en este noviembre de movimientos intensos.

ESTRENOS
Un día lluvioso en Nueva York
Cartero
Doctor Sueño
#Diálogos: Midsommar: el terror no espera la noche
Piedra, papel y tijera
Sinónimos: un israelí en París
Proyecto Géminis
Contra lo imposible
Reporte Clasificado 
Los adoptantes
#Diálogos: El irlandés
Los sonámbulos
Chicos Buenos
Downtown Abbey 
El cuidado de los otros
Huerfanos de Brooklyn
Midway
Los ángeles de Charlie

NO ESTRENOS
Wounds
El guante dorado
En alta hierba/Fractured/Rattlesnake
The nightnale
Dolemite is my name
3 from Hell
Light of my life
Dime quién soy

TV & SERIES
Watchmen
The devil next door
The end of the f***ing world S02
El cristal encantado
El método Kominsky S02

FESTIVALES
Festival internacional de cine de Mar del Plata 2019

VOLVER AL FUTURO
Punto muerto
Porno para principiantes
Amanda

DIARIO CINÉFILO 
Luis Ospina (1949 – 2019)

LOST AND FOUND
The beast with five fingers (Robert Florey, 1946)
And now the screaming starts (R.W. Baker, 1973)

INACTUALIDADES
J.Edgar
Everybody Wants Some
Stars in my crown

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>COMUNIDAD PERRO BLANCO<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

PUBLICACIONES
El cine de superhéroes: adelanto
El cine de Clint Eastwood: adelanto

CURSOS ABIERTOS
Una introducción al cine de Martin Scorsese
El cine de terror contemporáneo: cuatro hipótesis

CINECLUB VIRTUAL
Bienvenida al Cineclub Perro Blanco

Participaron en este número:
Amilcar Boetto
Tomás Carretto
Ludmila Ferrreri
Federico Karstulovich
Carla Leonardi
Diego Maté
Sergio Monsalve
David Obarrio
Raúl Ortiz Mory
Fernando Luis Pujato
Ariel Esteban Ramos
Marcos Rodríguez
Sebastián Rosal
Luciano Salgado
Rodrigo Martín Seijas
Gabriel S. Suede
Rodolfo Weisskirch

Comentarios