Esta sección nació para morir mil veces. O quizás en vez de Lost and found debió haberse llamado Quémese después de verse. Quizás porque al tratarse de links abiertos para películas raras, extrañas o difíciles de ver, esos links en cuestión no duran mucho en la red. O en algunos casos, suerte mediante, quizás hasta podemos tenerlos ahí donde están. La realidad es que esta sección flamígera vuelve este mes por más material. Lo que no podemos asegurar es que ese material esté disponible mucho tiempo.

Durante la dorada década del 70 el cine australiano supo lograr un reconocimiento internacional que su filmografía no había tenido nunca previamente. Películas grandes en ideas y pequeñas en presupuesto, películas signadas por la violencia, por el extrañamiento, por la presencia ominosa del pasado y algunas varias cosas más fueron los denominadores comunes de este cine plagado de grandes hallazgos. Bueno, uno de ellos le perteneció a un casi desconocido director, un tal Colin Eggleston, quien dirigió una película que le debe mucho al Hitchcock de Los Pájaros (1964), pero que al mismo tiempo logra encontrar una vuelta de tuerca radical y genial a ese antecedente, a esa influencia que es apenas un punto de partida. Long Weekend, en resumidas cuentas, cuenta algo así: un matrimonio que pende de un hilo emprende un viaje a una zona salvaje en su pequeña camioneta. En el viaje y al llegar se van manifestando con cierta intensidad las diferencias entre ambos pero también el espacio comienza a hacer lo suyo conforme va cayendo la noche. De a poco, lo que parecía ser simplemente un fin de semana de mal humor, comienza a convertirse en una pesadilla sin nombre. Y el matrimonio comienza a asumir que están siendo rodeados, atacados o al menos comienzan a estar en peligro por algo que los acecha.

Sostenida sobre recursos elementales del terror clase B (fuera de campo, sonido extrañado y ambigüo, revelación de pistas equívocas, concentración dramática en tiempo y espacio, uso distante de las elipsis), Long Weekend supo convertirse en un pequeño clásico en su época pero con los años cayó en el olvido. Recuperada recientemente, tras una remasterización, algún héroe anónimo la subió a la red de forma pública. Aprovechen y véanla. Se viene, prontamente, un fin de semana largo, así que la ocasión es ideal.

Comentarios