Esta sección nació para morir mil veces. O quizás en vez de Lost and found debió haberse llamado Quémese después de verse. Quizás porque al tratarse de links abiertos para películas raras, extrañas o difíciles de ver, esos links en cuestión no duran mucho en la red. O en algunos casos, suerte mediante, quizás hasta podemos tenerlos ahí donde están. La realidad es que esta sección flamígera vuelve este mes por más material. Lo que no podemos asegurar es que ese material esté disponible mucho tiempo.

En este caso nos vamos a limitar a citar al gran Claudio Huck, quien escribió sobre esta gran película en el número de Perro Blanco de Septiembre de 2018: “Robin Redbreast fue el primer envío del ciclo A play for today, y es una gema oculta, una suerte de cruce entre dos películas (magistrales también) que le son contemporáneas: Rosemary’s baby(El bebé de Rosemary– 1968) y The wicker man(El hombre de mimbre, Robin Hardy- 1973). Se dio en dos oportunidades durante el mes de febrero de 1970 y, como sucedió con muchas obras televisivas, el original en color fue borrado, sobreviviendo sólo una grabación en blanco y negro.

Vecinos confabulados, cultos tribales, sacrificios humanos, ceremonias de fertilidad, se van engarzando en la trama sin apuro, haciendo crecer primero el desconcierto y luego el pavor en la conciencia del espectador. Norah Palmer es una mujer de mundo, que escribe guiones para la televisión, es moderna y liberal, y acaba de romper con su pareja de varios años. Para recomponer su vida se muda a una casa de campo muy aislada en un pequeño pueblo de la campiña inglesa. La señora Vigo, que la ayuda en la casa, o el entrometido vecino Fisher, con su charla enigmática, van tratando de iniciar a Norah en las costumbres rurales. La noche en la que el joven Robin viene a cenar a la casa, ocurren una serie de sucesos extraños que desembocan en que el muchacho se quede a dormir, tengan sexo, y que Norah quede embarazada. A partir de ahí hay un enrarecimiento del clima, todos se entrometen en ese embarazo y quieren a toda costa que nazca ese bebé, como si fuera importante para toda la comunidad.”

Terror pagano inglés del mejor, pero en formato reducido. Deberíamos empezar a revalorizar urgentemente a los telefilmes, que desde su época dorada piden una segunda oportunidad, hoy relegados a material de museo, injustamente. Denle play. Vale mucho la pena.

Comentarios