Terror Familiar

Por Gabriel Santiago Suede

Argentina, 2022, 74′
Dirigida por Damián Galateo
Con Norberto Gonzalo, Patricio Gonzalo, Joaquín Thomas Santillan Rodríguez, Noelia Prieto, Beatriz Afonso Gabino, Mila Marchisio, Malena Romano

La última casa a la izquierda

Con Terror Familiar el espanto se traslada a la vida privada, pero también tiene un correlato con la vida pública, ya que incorpora la historia de Alberto Luis Galateo, un futbolista excepcional y destacado en los distintos equipos en los que participó entre la década del 30 y del 40, quien, en el fuero íntimo se comportaba como una bestia irrefrenable de violencia, ejercida contra casi todo el abanico familiar que lo rodeaba y le temía. Pero la historia de Galateo no es la del amarillismo ni la del tabloide en la que se busca encontrar el dato oscuro de la celebridad pública.

Siendo su nieto el responsable de llevar adelante el documental -que funciona también casi como un exorcismo fílmico familiar-, casi nada de lo que nos propone la película responde a la previsibilidad. Esto se debe a que su director elige trabajar con una multiplicidad de registros (material de archivo, entrevistas a familiares, reconstrucciones ficcionales…y entrevistas ficcionadas), que es precisamente lo que le permite construir un monstruo de varias cabezas, acorde a ese otro monstruo, el del abuelo, al que se intenta exorcizar y sacar del sistema familiar para siempre.

En este recorrido de cosas es que nos encontramos con decisiones que pueden funcionar muy bien -como los inserts barriales tomados con drones, que nos remiten al silencio de los habitantes de la cuadra frente a los ruidos, los gritos y el espanto que suponía un golpeador todoterreno abusando de su familia-, otras decisiones que oscilan entre ser logros narrativos y marcar alguna redundancia -como las reconstrucciones con actores- y otras decisiones que son extraordinarias -como los testimonios falseados, puestos en cuerpo y boca de actores, algo que produce un escalofrío porque invoca al fantasma del silencio familiar y lo hace hablar-.

Ya sea cual fuere la suerte de las decisiones, la película supone un ingreso no tradicional a un tema bastardeado por el uso político (el amarillsmo de explotar el componente de la violencia contra mujeres, desestimando otras formas de violencia doméstica), ante el cual pone blanco sobre negro la inconsistencia social de naturalizar el ejercicio de la violencia…para luego sorprenderse.

Comentarios

Comparte este artículo

Otros ArtÍculos Recientes