1_yiut3AMLv5hgwNgG1w2eQg

Tiempo de lectura: 2 minutosServant – Segunda temporada

Por Mariano Bizzio

EE.UU., 2020, 10 episodios de 30′
Creada por Tony Basgallop 
Con Lauren Ambrose, Nell Tiger Free, Rupert Grint, Toby Kebbell, S.J. Son, Jeffrey Mowery, Erinn Anova, Sarah Biermann, Ronald Melton Braxton, Lyman Chen, Blaise Corrigan, Sugey Cruz-Everts, Gina Destra, Erin DiMarco, John DiRenzo, Hugh Dugan, John Andrew Giordano, Daniel Ison, Sullivan Klauder, Janel Koloski, Tiana Melvina Woods, Lory Molino, Bill Olt, Narci Regina, Kourtney Marie Webster, Phillip James Brannon, Rodney Jones, Justyna Perkowski, Terron Whitsett, Sonya Giddings, Charles W Harris III, Kittson O’Neill

Un accidente en cámara lenta

Lo sé: me entrego al castigo. Pero dado que fui un entusiasta de los primeros episodios de la primer temporada de Servant (y luego me decepcioné, como pueden comprobar por aquí), no tuve más opción que adentrarme en la segunda temporada solo solito, sin que nadie me obligara (pero también sin compañeros para el sacrificio). Lamentablemente, a diferencia de lo que supo prometer la primera temporada, aquí no queda el menor rastro de Friedkin y sus influencias. Pero tampoco de Shyamalan. Lo que se percibe es una sucesión de capas desesperada que están más ligadas al cine (y a ciertas formas del serial) que a la TV. De hecho esta segunda temporada no está pensada para ser vista de forma dispersiva. Obliga a la inmersión, es decir, a verla de un tirón, como suelen consumirse muchas series en la actualidad. Ahora bien: puede tolerar un visionado a cuentagotas como el que propone la plataforma Apple +, que sube de a un episodio por semana? No, no hay modo de sostener el interés. Por eso la única estrategia que encuentra esta serie es patear todo hacia adelante, redoblar la apuesta hasta límites delirantes y esperar que bajemos la guardia y aceptemos todo lo que se nos presenta. Pero eso nunca sucede, porque lo único que nos vincula a la serie es el morbo de observar el accidente en cámara lenta.

A diferencia de la primer temporada (perdón por las comparaciones odiosas, pero el camino de las ideas está regado de comparaciones) la sucesión de giros de tuerca no abre la ambivalencia hacia costados imprevisibles pero a la vez siempre portadores de un interés potencial. No: aquí sólo nos vemos expuestos a la gratuidad rocambolesca, como si en efecto la misma temporada se revelara como la contracara satírica de la primera. Es un atentado contra los principios elementales del género fantástico? En alguna medida puede considerarse que si, porque aquí las cartas se revelan sobre la mesa rápidamente. Asi las cosas no entendemos, como si se buscara confundirnos deliberadamente. En este sentido quien escribe mencionaba esto sobre las formas del fantástico y la primera temporada de Servant: “El fantástico es, en el fondo, una forma narrativa hija de la hermenéutica. Por eso los mejores momentos de la serie son aquellos en los que se nos proporciona un anzuelo para que nuestra mirada desconfíe de todo lo que observamos (la obsesión con el uso de teleobjetivos nos entrena la mirada y nos convierte en verdaderos paranoicos). De ahí que lo mejor que tiene para entregar la serie no es su guión desordenado y plagado de trucos elementales, sino su confianza en las formas, en la ambivalencia de lo cotidiano, en la desconfianza del mundo hogareño“. Pero en esta ocasión no tenemos ni las formas, ya que las decisiones que atraviesan a esta segunda temporada son decisiones antojadizas, gratuitas, virtuosas y, como derivación, vacías.

En efecto, el final de la primer temporada prometía una disyuntiva posible entre el simbolismo poderoso del género y sus potencialidades (que nos permitía vincular la serie a Friedkin) y la gratuidad posmoderna y un poco demodé de patear la pelota hacia adelante cada vez que se pueda hasta que nos supere el hastío. Lamentablemente con el final de esta temporada (quizás haya tercera, no lo sé), a mi terminó de perderme por completo. Pero para peor: esta serie se perdió a sí misma hace rato.

Comentarios

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Articulos Relacionados

Atarim

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba