ob_b56aab_jtiwhwqo9ezhcb3t2l0et7ycpc0

Tiempo de lectura: 4 minutosWhat We Do in the Shadows – Segunda temporada

Rodolfo Weisskirch

What We Do in the Shadows S02
EE.UU., 2019, 10 episodios de 30′ 
Creada por Jemaine Clement y Paul Simms  
Con Kayvan Novak,  Matt Berry,  Natasia Demetriou,  Harvey Guillen,  Doug Jones, Beanie Feldstein,  Jake McDorman,  Mark Proksch,  Hayden Szeto, Veronika Slowikowska,  Siobhan Fallon,  Francesco Antonio Castaldo, Barbara de la Fuente,  Michael Giel,  Maury Ginsberg,  Craig Henry, Samantha Madely,  Michael Chow,  Francis Melling,  Richie Moriarty,  Redd Ochoa, Rob Ramsay,  Adrian Spencer,  Kate Comer,  Gloria Laino,  Haley Joel Osment

Las ambiciones modestas son las mejores

Por Rodolfo Weisskirch

Nandor, Lazslo, Nadja, Guillermo y Colin Robinson están de regreso. La primera temporada de What We Do in the Shadows (sobre ella hablamos en esta nota) inspirada en la película neocelandeza homónima de Taika Waititi y Jemaine Clement, repetía algunos de los tópicos del film original, pero con pocas ideas nuevas. Apelaba a la misma fórmula, pero los resultados eran limitados, tibios. A pesar de tener un notable elenco internacional de humoristas, los guiones no desbordaban de creatividad y estaban demasiado arraigados al film de 2014. Sí, había capítulos más inspirados que otros, como el del juicio o la noche libre del gran maestro, pero el resto se quedaba mucho en el molde. Esta segunda temporada, en cambio, aún cuando es un poco más estructurada y calculada -hay una linea narrativa conceptual que se desarrolla y evoluciona a lo largo de los ocho episodios- también permite evolucionar a cada personaje, dándoles más libertad a la vez que alejándose un poco de las ideas que provenían de la película original.

Aquí el relato que predomina es el de Guillermo, quien se convierte, definitivamente, en el principal punto de vista de la serie. El personaje tiene un conflicto individual y varios matices: por un lado, está el cariño que le profesa a Nandor, su amo, por otro, la ansiedad por convertirse en vampiro, lo que es una especie de utopía entre los siervos humanos, y por último, un instinto genuino y casi inconsciente, combinado con cierto aspecto genético, que lo llevan a convertirse en cazador de vampiros.

La solidez de está línea narrativa aporta un interés y una expectativa que no se generaba en la temporada anterior: qué decisión tomará, que bando elegirá, qué elección prevalecerá son las posibilidades que abren narrativamente un panorama más rico y complejo. En la mayoría de los episodios, Guillermo deberá sortear diversas pruebas que ayudarán a definir su verdadera identidad. Y junto a eso, está su relación amor – rencor con Nandor, quién a pesar de su torpeza, también debe definir sus sentimientos hacia su siervo.

Pero no solo Guillermo crece. Laszlo, Nadja y Colin Robinson también tienen -dedicando en cada caso al menos un capítulo para destacarse en forma individual, donde son protagonistas absolutos- su tiempo, su desarrollo de arco dramático, su evolución como personaje. Nadja sigue en la búsqueda de un alma gemela y captura su espíritu dentro de una muñeca. Laszlo debe enfrentar a un viejo vampiro al que le debe un alquiler pero decide escaparse a un suburbio, donde es dueño de un bar de motoqueros. Colin Robinson, por su parte, es ascendido, lo que provoca que aumente su poder hasta proporciones absurdas.

La segunda temporada de What We Do in the Shadows no le escapa nunca al ridículo y la sátira al sueño americano -algo que ya estaba en la primera-, evitando caer en clichés y ampliando el universo propuesto en el 2019. El excelente timming y las ideas visuales, y narrativas que van surgiendo le aportan mayor autonomía a la propuesta, logrando construir su propia identidad mas allá del formato, de la influencia cinematográfica que condicionaba notablemente a la primer temporada. En alguna medida eso se debe no solo a jugar mas a fondo por la confianza en los personajes sino por reformular su centro (mas episodico antes, por lo tanto mas desconectado, mas uniforme y progresivo en este caso).

También la serie se destaca en la elección de sus invitados. Hay zombies -con Haley Joel Osment en un personaje extraordinario, un gran comediante tapado, que está creciendo en los últimos tiempos- brujas, fantasmas y fanáticos de fútbol americano, que le aportan un necesario volumen a la serie que en la temporada anterior se valía de caceos, que ahora tienen mayor espesor. Pero además de Osment tenemos otras participaciones brillantes como Mark Hamill -otro intérprete que está de regreso en una faceta humorística destacada- Lucy Punch, Craig Robinson y Nick Kroll -que regresa como Simon, una especie de némesis del quinteto protagónico-. También el propio Clement tiene un cameo, nuevamente como Vladimir.

Muy alejado del típico humor estadounidense, pero con un fuerte influencia de The Office, What We Do in the Shadows, comienza a construir su propia identidad audiovisual gracias a la versatilidad y talento de sus cinco intérpretes (Kayvan Novak, Matt Berry, Natasia Demtriou, Harvey Guillén y Mark Proksch), un sólido conflicto central y gas bastante mas precisos que en la primer entrega.

Muchas veces, cuando se apuesta a un producto sin grandes nombres delante de cámara se intenta no arriesgar demasiado para testear a los espectadores. Cuando del otro lado hay una buena respuesta, por tanto, los creativos se sienten con mayor libertad para experimentar y llevar el delirio más allá. Lejana a cualquier tentativa transgresora, las ambiciones de What We Do in the Shadows en su segunda temporada son modestas: no solo cumple, sino que ahora también sorprende (y dignifica). No se le puede pedir más. Tener demasiada libertad creativa en la televisión estadounidense, cada día más políticamente correcta, es contraproducente. Así que Nando y sus amigos están en libertad condicional. Pero, ahora a disfrutar. ¿Quién dijo que segundas partes no eran buenas?

Comentarios

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Articulos Relacionados

WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Ir arriba