Pocos son los casos en los que se produce el encuentro entre el cinéfilo ávido de material y las películas que aparecen liberadas. Por eso nuestro trabajo en Lost & Found no es tan simple. Así y todo cada tanto encontramos maravillas que alguna vez vimos (y queremos recomendarles calurosamente) y otras que siempre quisimos ver. En el caso que nos trae hoy parte de la redacción se encuentra en el primer grupo y parte en el segundo. La realidad es que la película de Kotcheff (si, el ditrector australiano que se hizo famoso por haber dirigido la primera, la más salvaje y la mejor de la saga Rambo, First blood, película estadounidense de territorio pero australiana de alma) es uno de esos acontecimientos que hay que celebrar. Mezcla de thriller con comentario social, pesadilla kafkiana-rural, terror fuera del terror y muchas cosas más. Casi una revolución para el cine australiano de principios de los 70’s. Pero no todo es celebración: lo que no podemos festejar, eso si, es la falta de subtítulos. Pero intentaremos enmendar ese problema. Mientras tanto, para quienes puedan, no se pierdan esta obra maestra. Play.

Comentarios