Captura de Pantalla 2022-01-14 a la(s) 08.54.48 p. m.

Tiempo de lectura: 2 minutosLa última noche

Por Rodrigo Martín Seijas

Silent Night
Reino Unido, 2021, 90′
Dirigida por Camille Griffin
Con Keira KnightleyMatthew GoodeRoman Griffin DavisAnnabelle WallisKirby Howell-BaptisteLucy PunchLily-Rose DeppRufus JonesHolly AirdSope DirisuDavida McKenzieDora DavisGilby Griffin DavisHardy Griffin Davis

Un tono relevante

Hay películas a las que le cabe el término de “pretenciosas”: películas que exhiben todo un abanico de ambiciones, pero que no tienen la capacidad para llevarlas a cabo. Películas que quieren abordar temas supuestamente importantes, que recurren a construcciones estéticas que buscan ser impactantes o vueltas de tuerca que procuran ser astutas, o todo eso junto. Películas que, eventualmente, caen en toda clase de obviedades discursivas, exhibicionismos audiovisuales, arbitrariedades o golpes bajos, que se muestran predecibles e intrascendentes. 

Ese concepto aplica (y mucho) para La última noche, ópera prima de Camille Griffin que, a pesar de poseer una estructura relativamente pequeña, hace muchos esfuerzos por mostrarse reflexiva, trascendente, relevante. El relato comienza haciendo foco en la que parece ser una típica reunión de amigos y familiares en una casa de campo en el Reino Unido. Sin embargo, progresivamente va quedando claro que no hay nada de típico en esa reunión, y no solo porque se da en la época navideña: todos los protagonistas están a la espera de un evento apocalíptico del que no hay escape y que arrasará con toda la humanidad. Con el correr de los minutos, esa normalidad impostada se va cayendo a pedazos, lo que lleva por lógica a que se desplieguen toda clase de tensiones personales y conflictos morales en un espacio casi único y limitado. 

Pero Griffin no solo pretende delinear una especie de comedia negra con instancias dramáticas que van ganando cada vez más peso a medida a que transcurren los minutos. También quiere armar una especie de fresco entre íntimo y social, donde cada uno de los personajes representa un sector de la sociedad y la diversidad de integrantes establece un paralelo con distintas miradas sobre el mundo. Por eso está el matrimonio aferrado a la rutina, aunque no pueda lidiar con las inquietudes de uno de sus hijos; la pareja lésbica y la interracial; el matrimonio al borde de la crisis, pero aún así siguiendo adelante; todos aportando sus respectivos puntos de vista sobre tópicos como la vida, la muerte, la familia, las responsabilidades, la verdad y la mentira, el amor, lo que implica sufrir, incluso el genocidio. La realizadora quiere hablar sobre un montón de cosas en apenas noventa minutos, lo cual no está necesariamente mal, aunque claro, hay que saber cómo hacerlo.

Y Griffin no sabe cómo hacerlo: le cuesta una enormidad plantear el conflicto de fondo adecuadamente, además de que todo lo que sucede es entre obvio, reiterativo y esquemático. Si los dos primeros tercios lucen estirados y deshilachados, como un cortometraje alargado innecesariamente, la última media cobra vigor, pero al precio de acumular decisiones entre arbitrarias y manipuladoras. Hay, de hecho, una secuencia que le da el puntapié inicial la resolución de la trama que roza el golpe bajo y que revela que a la directora no le importa tanto los personajes como su tesis discursiva. En La última noche todo parece tratarse de plantear dilemas, debates o elucubraciones altisonantes, además de algunas ideas visuales potentes, pero no de crear una historia consistente con personajes atractivos. 

Quizás sea por eso que el film tenga unos cuantos nombres atractivos en su reparto (Keira Knightley, Matthew Goode, Lucy Punch, Rufus Jones), pero que la sensación que prevalezca es que están ahí haciendo todo de taquito. La excepción es Roman Griffin Davis (hijo de la cineasta), que le saca todo el jugo posible a su personaje. Pero no hay mucho más en La última noche, que pretende ser un montón de cosas, aunque no llegue a ser ninguna.

Comentarios

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Otros ArtÍculos Recientes

Ir arriba