Categoría: TV y Series

Computadora, cama, fin de semana o noche de corrido. Mirar una serie (actual o no tanto) implica un salto al vacío en muchos casos.
Acá intentamos hacer algo con esa duda existencial que carcome, si, pero desde una perspectiva personal: ¿Qué hay para ver?

The Last Dance

The Last Dance no es un documental sobre el basquet, ni sobre la superioridad notable de un grupo deportivo formado por atletas excepcionales. Es, quizás, un documental funerario sobre la aceptación de la muerte, un documental sobre el paso del tiempo, un testimonio sobre el duelo que supone dejar de ser contemporáneo y que el mundo siga girando sin que formemos parte de ese centro. Uno bien podría decir que lo que experimentamos a lo largo de 10 episodios adictivos es la comprensión de un grupo humano y sus vicisitudes en el proceso de consolidación de uno de los equipos mas extraordinarios formados en cualquier deporte. Pero no. Uno de los grandes descubrimientos de esta serie es la capacidad de haber encontrado personajes detrás de la épica, acaso el componente emocional por excelencia que atraviesa todo el material. Pero no es una épica genérica, sino que es una épica -contradicción mediante- íntima y sutil. Porque el cuento moral que se nos narra es el del recorrido de la luna frente al sol. Para eso necesitamos a personas que oficien como personajes, necesitamos poder reconocer esa vejez, ese paso del tiempo, esa desesperación vital por sentirse presente pero que de una forma u otra se pierde con el viento.

Leer más

Homeland – Temporada final

El cierre de Homeland fue parecido al de Boardwalk Empire: ambas series tuvieron sus años de moda y casi total centralidad pero llegaron al final de sus recorridos cuando habían pasado a ocupar lugares secundarios dentro del panorama televisivo. Ojo, nada de eso significa que no se sienta como un final de época con todas las letras: al fin y al cabo, la serie supo explotar un enigma inicial de manera estupenda, pero cuando ese conflicto encontró su punto de agotamiento, tuvo la audacia e inteligencia para reubicarse en otros ejes. Desde ahí, progresivamente, se fue transformando en un drama de procedimiento donde lo relacional y lo geopolítico tuvieron roles inusualmente relevantes.

Leer más

Poco ortodoxa

La serie puede entenderse como una historia que da cuenta del despertar a lo femenino de la protagonista. Esty (Shira Hass) es una joven de 19 años perteneciente a una comunidad judía jasídica, que abandona a su esposo y se fuga a Berlín, para allí, sin mediar presiones, encontrar su propio camino. Coming of age, viaje de iniciación, aprendizaje y transformación, en cuyo camino Esty pasa de la minoridad de ser la esposa y madre, tutelada por su esposo Yanky Schapiro (Amit Rahav), a experimentar su autonomía como mujer. Pero al mismo tiempo se trata de una ficción que no elude elementos melodramáticos, pues Esty no encaja en su comunidad y es incomprendida por el entorno. El retorno de pasado – elemento que el melodrama toma del gótico- se palpa aquí en dos dimensiones. En particular en el punto en que Esty, al huir embarazada, repite la misma encrucijada que su madre Leah (Alex Reid) cuando la tuvo a ella. Pero también en el rígido ordenamiento que adopta la comunidad jasídica, donde su aislamiento del resto de la sociedad y sus estrictas reglas de vida, hacen presente el trauma del exterminio judío en la Shoah.

Leer más

#Diálogos: Westworld – Tercera temporada

Puede verse en diversas plataformas (legales y no legales) la tercera temporada de la serie creada por Jonathan Nolan. Pero en este caso, a diferencia de las temporadas anteriores, dos de nuestros críticos más fascinados con la serie se pusieron a hablar de ella…y de a poco se fueron para el lado de ma mitología. El diálogo entre ambos es imperdible.

Leer más

After Life – Segunda temporada

Cuando se estrenó After Life (cuya primera temporada reseñamos y pueden leer aquí) nuestro compañero Rodrigo Seijas mencionaba que lo de Gervais siempre fue la confirmación de una vocación por romper todo, a la vez que con la capacidad de construir desde los escombros que dejó la destrucción. Puedo acordar con algo de esto cuando veo cómo Gervais construye a sus personajes, que incluso siendo portadores de una humanidad entrañable, pueden ser tamaños hijos de puta. Pero me cuesta encontrar esa vocación de ruptura cuando establece el código. Y la realidad es que en ese proceso de diversificación que Gervais plantea en sus roles como guionista, actor, productor y director, uno bien puede entender que el juego es abrir las opciones y agarrarnos despistados: la crueldad del personaje no es necesariamente la crueldad del guionista pero si puede ser la crueldad del director.

Leer más
Loading
WP Feedback

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

¡No te pierdas de nada!

Unite a la comunidad de Perro Blanco y recibí todas las novedades en tu correo.

¡Ya estás registrado! Chequea tu correo.