ob_5d399e_mib4

Tiempo de lectura: 3 minutosMIB Hombres de Negro: Internacional

Por Sergio Monsalve

MIB Men in Black: International
EE.UU., 2019, 115′
Dirigida por F. Gary Gray.
Con Chris Hemsworth, Tessa Thompson, Emma Thompson, Liam Neeson, Rebecca Ferguson y Rafe Spall.

El estallido de una burbuja

¿Qué es Hombres de Negro Internacional? ¿Es otro blockbuster del Hollywood digital subsidiado por los productos emplazados de la franquicia? ¿Es una saturación de memes que quieren enganchar la atención del espectador, a juro, por mero empuje de los logos y las estrellas? ¿Es el reinicio de una saga que perdió el rumbo? Visto el largometraje podemos contestar con la certeza de haber presenciado uno de los engaños corporativos del año, una super-fake movie en toda la regla. 

Corrijo a Jaques Ranciere cuando dijo que el plano siempre imprimía la leyenda, refiriéndose a la fábula de Un tiro en la noche (John Ford, 1962), mientras que el contraplano despejaba la verdad en el trabajo de montaje. Por el contrario, MIBI desnuda su artificio en cada encuadre, sin que ello se traduzca en un clásico ejercicio de autoconciencia en la exposición del dispositivo audiovisual. A veces la reflexividad en exceso es incómoda, molesta, chirría. En otros casos la preferimos, sin dudas por encima del cinismo irreflexivo. Este sería el caso de este innecesario reboot.

Mib3

Después de la película uno quiere salir de la función con el bolígrafo neuralizador para borrar la memoria de lo que se ha padecido en la pantalla. Se echa de menos a la pareja de Will Smith y Tomy Lee Jones: lo que crearon como buddy movie, lo que generaron al final como despedida melancólica y crepuscular. El reboot del 2019 no logra disipar el recuerdo de la feliz composición cómica de Barry Sonnenfeld, olvidado a estas alturas por el alzheimer de la industria. Aún así, lo poco que sobrevive del autor de la trilogía original es lo que mejor recordamos al terminar la proyección. Nos referimos al diseño de cómic, divorciado del realismo de Disney, que inspira a los alienígenas más disruptivos y freaks de la película, como el definitivo héroe accidental de la trama, que es un minipeón parlachín de ajedrez que calza con los tableros de Groot de Guardianes de la Galaxia y de Tyrion de Game of Thrones, pero sin rollo melodramático de por medio. 

No obstante persiste algo del sentido geopolítico de las anteriores piezas, en las que se exploraban las tensas relaciones de la cultura etnocéntrica con sus minorías, vecinos y visitantes de otras especies, bien representadas por un desfile de mutantes. Antes de Trump, Hombres de Negro describía los problemas fronterizos de Estados Unidos con México, invocando un trazo caricaturesco que suavizaba una postura xenofóbica que hoy generaría rechazo por su incorrección política. Y es que en realidad, la franquicia resumía el tradicional credo de Spielberg de los encuentros cercanos del tercer tipo, cuya visión moral habla de la existencia de marcianos buenos y malos. Los primeros se integraban al sistema, pasando a conformar la CIA de Hombres de Negro. Los segundos incorporaron el pánico o la fobia del momento.  En la entrega del 2019, el mal se diluye, hasta reducirse a una casilla inofensiva de unos gemelos franceses que bailan con Beyoncé, encarnando un proyecto de conquista del planeta tierra. Le Twins procede de Francia y ahí se condensan las conspiraciones de los villanos, que caerán derrotados por el grupo de exterminadores de plagas que odian París. 

Tmp Lvzjnu 83B13833Ade12325 Df 15155 R Copy

La película organiza el saqueo sistemático del casting de Thor Ragnarok, apostando a replicar las rentas de la química que hay entre Teesa Thompson y Chris Hemsworth. Los dos hacen lo que pueden con un guion soso de un topo infiltrado en la agencia, al que deben descubrir y expurgar. Los chistes se tornan predecibles y bobos. El ritmo narrativo se despacha con la desprolijidad que caracteriza el acabado de la creación de efectos en tres dimensiones. Liam Nesson hace de él, otra vez, pero tampoco funciona. El high concept de Hombres y Mujeres de Negro (no les quepa la menor duda que la corrección política llegó para quedarse y el nombre pronto cambiará) debió quedar en la carpeta de un ejecutivo de marketing. Tras Avengers Endgame, ha comenzado una temporada de tanques estériles que anuncian el estallido de una burbuja.   

Comentarios

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Articulos Relacionados

Ir arriba