three_billboards_frances_mcdormand_review

Tres anuncios por un crimen

Por Marcos Rodríguez

3 anuncios por un crimen (Three Billboards Outside Ebbing, Missouri)
Estados Unidos-Reino Unido, 2017, 115′
Dirigida por Martin McDonagh.
Con Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, Peter Dinklage, Lucas Hedges, Abbie Cornish, Caleb Landry Jones, Zeljko Ivanek y John Hawkes.

Complicados

Por Marcos Rodriguez

La trampa con la película de McDonagh es que está armada para que uno se sienta complejo y contradictorio cuando le terminan vendiendo el buzón más o menos metafísico de vení que te explico cómo son los seres humanos. Si el manual existencial hubiera venido más chato y maniqueo, más puritano y políticamente correcto, tal vez hubiera sido menos atractiva, pero no necesariamente más interesante. El director decide actuar acá por oposición, y de ahí su pobreza.

No se trata de que el mundo retratado por la película y las criaturas que lo habitan sean todas seres humanos llenos de matices y alejados de la simplicidad, sino, simplemente, de que el muchacho (y responsable final de esto) se dedica a explicarnos, precisamente, cómo no son los seres humanos. O, para decirlo de otra forma, no se trata de que McDonagh choque contra lo políticamente correcto porque él excede esas categorías (como pasa, por ejemplo, con Verhoeven), sino de que, como niño intelectual aplicado, decide levantarse por la mañana y venir a chocar contra lo políticamente correcto porque él es un capo y se da cuenta (como vos, espectador piola) de que lo políticamente correcto no alcanza a explicar las complejidades del mundo. Ajá. Es bueno que haya alguien que esté dispuesto a venir a mostrarnos cuál es la mentira y cuál es la verdad.

Three Billboards Outside Ebbing Missouri Sam Rockwell Woody Harrelson

La operación más burda a la que recurre una y otra vez el director de Tres anuncios para un crimen es presentarnos un estereotipo (el tipo buenudo, el tipo racista, el enano un poco triste, la de 19 que tiene el cerebro compuesto por yogur descremado) y al ratito venir a mostrarnos (señalarnos, subrrayando) que ese personaje que creías que era un estereotipo en realidad no, ojo, en realidad tiene matices y es un ser humano. Pa’ que aprendas. Vos creíste que era un estereotipo porque vos también pensás a través de estereotipos, pero por suerte esta película te muestra lo que sos y cómo son en realidad las cosas. Nivel de sofisticación mil.

Pasa con el personaje interpretado por Peter Dinklage (ah, le dicen “enano”, es políticamente incorrecto), que se nos muestra como un personajito triste, pasado de patético, pero de pronto en una escena le lanza un discurso de dignidad herida a Frances MacDormand y todos nos tenemos que quedar asombrados. Pasa, ni hablar, con el racista que también puede ser buena persona. Pasa con el cancherito de la agencia de publicidad. Pasa más o menos con todos. Mirá vos.

No, perdón, con todos no. Hay un personaje que se erige en Tres anuncios por un crimen como el santo laico que viene a hacernos ser un poco mejores a todos. Es el personaje interpretado por Woody Harrelson. Ese sí que es un tipo buena onda. Es policía pero siente compasión. Tiene autoridad, pero sabe reconocer un juego y seguírtela. Parece un boludo pero le preocupa tanto tanto ese crimen que nunca va a resolver… Lo bueno es que antes de desaparecer de este mundo de estereotipos heridos decide repartir un poco de sabiduría para todos y cada uno: que el amor es importante, que hay casos que no se pueden resolver porque a veces la vida es una mierda, que me mato porque amo la vida, y así unas cuantas más. Encima, además de santo comprensivo tiene cáncer, lo cual lo eleva prácticamente al estatuto de golden retriever existencial. Nos demuestra que el mundo puede ser una mierda. Nos demuestra qué tan mierda puede ser la gente cuando está dolida. Nos demuestra tantas cosas… Que el odio solo engendra odio. Que la vida puede ser incomprensible. Que lo importante es pasarla bomba con tu esposa y tus hijas antes de estirar la pata. Que está todo bien con sacarse la vida, siempre y cuando te pongas una bolsita en la cabeza para que las nenas no se queden impresionadas.

Three Billboards Outside Ebbing Missouri 022 3B 03531 Rgb

Tiene tantas cosas Martin McDonagh para decirnos. Menos mal que está ganando unos cuantos premios, así nos vamos enterando de que lo que tiene para decirnos es importante.

Decí que en el centro de todo esto hay una cabrona hermosa como es Frances MacDormand, y los cabrones te levantan cualquier cosa. Incluso si esta cabrona se pone a hablar con ciervitos para explicarnos que después de la muerte no hay nada, o si se pone a desarrollar una argumentación para decir que todo cura es culpable de pedofilia y violación, aunque más no sea por asociación. Así y todo, MacDormand se la banca. Igual que Rockwell.

A lo mejor eso es suficiente. Supongo

Comentarios

Comparte este artículo

Otros ArtÍculos Recientes