PERRO BLANCO | NÚMERO 85 | ABRIL / 24

Por Federico Karstulovich

Persona non grata 

Pocas nomenclaturas resultan tan cobardes, arbitrarias y autoritarias como esa. La condición de Persona Non Grata (PNG), expresada por una institución o por un estado supone, habitualmente, un rechazo específico hacia a un personaje específico por sus acciones públicas (en general si son privadas sólo aplica cuando son judicializadas, pero hoy por hoy ese límite se ha violado).

En Argentina, tierra de invenciones y monstruos, empezamos a lidiar con lo que podríamos llamar una aplicación inorgánica del cobarde PNG. Digo inorgánico porque ya no se trata de instituciones privadas o estatales sino que esta regulación taxonómica de las personas se ha reticularizado (herencia policial de la cuarentena en la pandemia o simple herencia fascista e intolerante de larga cosecha? Cómo saberlo?)

La realidad es que en el contexto de reformulación de estrategias para el INCAA, a la luz del marco de acciones del nuevo gobierno (con medidas que van de lo execrable, penoso, lamentable hasta medidas excelentes, todas juntas conviniendo y sin solución de continuidad), podemos empezar a constatar (los que nunca nos sacamos fotos con candidatos ni necesitamos llenar los feeds y las historias  de nuestras redes sociales con apoyos vergonzantes) que la persecución policial se reinstala con fuerza y sin vergüenza alguna.

La mentalidad policíaca y fascista actúa, habitualmente, de una manera clara y constatable: como comisariado político de un conjunto invisible pero que presume una ilusión de mayoría (básicamente: pueden ser 7-15 pelotudos acosadores que generan un efecto mayor, por eso hay que ignorarlos para no otorgarles la entidad de representación). El resultado es que los autopercibidos comisarios  políticos regulan la circulación de opiniones y palabras de quienes no opinen como ellos. Esto lo hemos constatado recientemente con colegas críticos (cuyos nombres no revelaremos por estricta reserva), amigos de esta revista, que han sido hostigados física y psicológicamente por expresar sus opiniones o por publicar análisis refractarios al comisariado político que mencioné. A título personal no necesitamos acordar ni total ni parcialmente con lo que dicen o expresan nuestros amigos y colegas, pero si resulta indispensable defender la libertad de expresión de ideas, de circulación pública de las mismas y de circulación pública de sus autores (al día de hoy amedrentados e incluso amenazados con potenciales hostigamientos en espacios públicos como los festivales, lugar de cruce con  colegas de cine por excelencia).

Alimentando esa actitud (y multiplicándola por redes sociales) se han sumado, recientemente, otros colegas, ingresando en la miseria de confundir deliberadamente a las personas con sus ideas. Tampoco me referiré a esos colegas (porque aquí no hay persecución ni policía, para eso están ellos), que hacen circular versiones, reposteos o descalificaciones. Allá ellos. O al menos no lo haré por ahora, de manera que quizás puedan recapacitar antes de que sus bravuconadas (algo bien distinto a un disenso ideológico) contra terceros a quienes apreciamos prosigan.

Lo que no puede suceder es que quienes estamos en la vereda opuesta de esas actitudes autoritarias no digamos nada ni nos pronunciemos debidamente. En este orden de cosas, por ejemplo, hoy es objeto de persecución, para el comisariado político, expresar cualquier forma de disidencia con los modos de funcionamiento del INCAA preexistente (como si algo de eso avalara la nueva conducción por contraste). Y como en esta revista nos gustan los riesgos, la libertad de expresión y nos disgustan las formas del fascismo, vamos a plantear un problema con el cual el cine argentino se encuentra hoy por hoy se frente. Y a partir de eso pensar los escenarios posibles para el cine argentino de cara a los próximos años. En el editorial del número de mayo abrimos del debate. Básicamente porque creemos en la democracia. Y a los fascistas no se les da cabida.

¿Te gustó lo que leíste? Ayudanos con un Cafecito.

Invitame un café en cafecito.app

Comparte este artículo

Otros ArtÍculos Recientes

Upload Files Drag and drop your files here or click the button to upload your files from your computer

multi file upload Drag and drop your files Max Upload: 20 MB
close image preview
 image preview
La tarea ya existe para este elemento.
Escribe tu mensaje en el hilo existente.
Aquí, te lo abrimos.
Pushed to Media Folder.
The file was added to the website's media folder, you can now use it from the there.
poweredby
hide sidebar icon
sidebar left
sidebar menu
sidebar menuThis Page
sidebar menuAll Pages
sidebar menuShow Complete Tasks
sidebar menuShow Internal Tasks
sidebar menuSort by Date
sidebar menuSort by Priority
sidebar menuSort by Status
Tasks
Pages
no task in sidebar
Add your comments
Click any part of the page to start collaborating
              Loading...
              link to inbox
              responsive box
              desktop iconDesktop
              tablate iconTablet
              mobile iconMobile
              Browse Comment
              ×
              ×
              Approve Page

              When the page is ready, click the green button to signal to the webmaster that <b>this page is approved.

              there was some error. Please try again.
              ×
              Page Approved
              Desktop Tablet Mobile
              Back to Standard View
              You Ran Out of Website Slots

              That's great!
              It means you're growing & onboarding more clients!<br>Don't let it stop you

              There was some error. Please try again.

              Enterate de todo...

              Recibí gratis todas las novedades en tu correo a través de nuestro Newsletter