Brujería

Por Amilcar Boetto

Chile, 2023, 100′
Dirigida por Christopher Murray
Con Valentina Véliz Caileo, Daniel Antivilo, Sebastian Hülk, Daniel Muñoz

Sin sorpresas

En una entrevista que le realizaron en el canal de TV chileno Bio Bio, Christopher Murray asegura que su película “busca la construcción de una identidad en un camino que la protagonista comienza con un reclamo de justicia”. El tropo, tan tradicional del terror como del policial, está dispuesto sobre la mesa en Brujería, en donde la joven protagonista debe desaprender forzosamente el catolicismo que sus patrones le inculcaron para encontrarse con sus raíces huilliches.  

Este camino comienza con un dispositivo formal definido: un travelling minuciosamente encuadrado y coreografiado (un recurso formal al que nos tendremos que acostumbrar durante los 100’ de metraje) en el que Rosa recorre la  distancia de su casa con la casa de sus patrones. Luego, la película muestra con la suficiente  paciencia el proceso en el que prepara el desayuno hasta que la vemos retirarse en el momento  en que los colonos alemanes se preparan para rezar antes de empezar a comer. El sútil destrato con el que se vinculan a Rosa es causal de xenofobia explícita apenas una escena después, cuando el padre de familia alemán asesina cruelmente al padre de Rosa.  

Es innegable que Brujería es una película que maneja inteligentemente sus tensiones, que decide, con bastante criterio, que acciones dejar fuera del cuadro y que es cuidadosa con no pasarse de absurda ni de cruel incluso cuando su propio argumento pareciera conducirla reiterativamente hacia esos lugares. Esas condiciones conviven, a su vez, con un marcado maniqueísmo y una relativa  tendencia a dejar a su personaje en un lugar siempre seguro, tanto moral como físicamente. Esas dos primeras escenas que describí brevemente en el párrafo anterior, exponen todas estas condiciones que son las que la película va a imponer formal y narrativamente.  

De esa forma, el relato de autoconocimiento que Murray describe se desarrolla con una intención deliberadamente sutil en su psicología, que se anima muy poco a mirarle la cara a lo siniestro y que expone un sistema moral bastante claro. Al mismo tiempo resulta muy difícil no vincular a la película chilena con The Witch, con la que comparte algo más que decisiones de forma. Al igual que Eggers, Murray también queda encerrado en la dicotomía entre claridad narrativa y sutileza formal. Quizás con mayor inteligencia y mayor riesgo, el realizador norteamericano logró que su película pareciera, a los efectos prácticos, una película más ambigua e intrigante, sin tener que renunciar a mostrar, motivo con el que parece tan obsesionado el terror de festivales. 

Quizás, entonces, la escena más interesante de Brujería sea aquel momento inicial que describí,  ese travelling y ese desayuno, en el que se exponen las tradiciones católicas de Rosa tras  bambalinas (la puerta de la cocina que la separa de la adinerada familia como límite simbólico la vuelve bastante obvia). Ese comienzo es lo más liminal (para usar la palabra que Aaron Rodríguez Serrano utilizó para describir el film) de la película, el momento donde el choque cultural presenta la más arriesgada contradicción, antes de  que sepamos firmemente de que lado tenemos que estar posicionados como espectadores y en  qué lado están los personajes escena tras escena. 

Hay un tejido complejo (utilizando, de nuevo, las palabras de Murray) entre los distintos  personajes e identidades de la isla sugerido por la película, que, de nuevo, es mostrado con la  suficiente distancia como para no caer en desinteligencias en la articulación de una trama que  parece nunca resquebrajarse, a costo de no sumergirse en el abismo pasional, espiritual y  terrorífico que estas relaciones culturales parecen contener. Casi como un reverso de Nazareno  Cruz y El Lobo, Brujería narra el descubrimiento de una identidad sin sumergirse en la interioridad  de su personaje, o al menos, con una confianza demasiado grande en una imagen pulcra que no  puede traducir el inmenso peligro que un alma siente al abandonar una fe para adquirir otra.  El personaje de Rosa, cuyo camino termina en la gloria máxima de su nueva identidad, es, en un  principio, un personaje bastante más rico en matices que el de Anya Taylor-Joy en The Witch, con un dilema identitario bien complejo al Murray no parece cuestionar, particularmente. Y aunque pareciera que la película presenta peligros concretos, en el fondo, estamos muy cómodos, atentos a las imágenes sin sorpresas de un dilema que no nos interpela.

¿Te gustó lo que leíste? Ayudanos con un Cafecito.

Invitame un café en cafecito.app

Comparte este artículo

Otros ArtÍculos Recientes

Upload Files Drag and drop your files here or click the button to upload your files from your computer

multi file upload Drag and drop your files Max Upload: 20 MB
close image preview
 image preview
La tarea ya existe para este elemento.
Escribe tu mensaje en el hilo existente.
Aquí, te lo abrimos.
Pushed to Media Folder.
The file was added to the website's media folder, you can now use it from the there.
poweredby
hide sidebar icon
sidebar left
sidebar menu
sidebar menuThis Page
sidebar menuAll Pages
sidebar menuShow Complete Tasks
sidebar menuShow Internal Tasks
sidebar menuSort by Date
sidebar menuSort by Priority
sidebar menuSort by Status
Tasks
Pages
no task in sidebar
Add your comments
Click any part of the page to start collaborating
              Loading...
              link to inbox
              responsive box
              desktop iconDesktop
              tablate iconTablet
              mobile iconMobile
              Browse Comment
              ×
              ×
              Approve Page

              When the page is ready, click the green button to signal to the webmaster that <b>this page is approved.

              there was some error. Please try again.
              ×
              Page Approved
              Desktop Tablet Mobile
              Back to Standard View
              You Ran Out of Website Slots

              That's great!
              It means you're growing & onboarding more clients!<br>Don't let it stop you

              There was some error. Please try again.

              Enterate de todo...

              Recibí gratis todas las novedades en tu correo a través de nuestro Newsletter